¿Cuál es el plan de país de los generales que pretenden derrotar a Netanyahu?

Estándar

Todas las encuestas recientes publicadas coinciden: Benny Gantz, vigésimo jefe del ejército de Israel, se encuentra en primera posición y se ha convertido en un serio rival capaz de destronar a Netanyahu, temeroso de que la reciente imputación del fiscal general del estado en tres casos de corrupción separados pueda suponer el fin de su carrera política.

Si bien muchos ven a la coalición centrista Kajol Laván (azul y blanco), que agrupa al Yesh Atid del ex periodista Yair Lapid y a otros dos ex jefes de las FDI, Moshe “Boggie” Yaalon y Gabi Ashkenazi, como la mejor apuesta para reemplazar al gobierno del Likud, hasta la fecha la candidatura de Gantz se ha basado más en nombres y rostros que en contenido y políticas definidas.

En Israel la política es extremadamente personalista. Desde que “Bibi” anunciara el anticipo electoral tras el debilitamiento de la coalición gubernamental por la drástica salida del ex ministro de defensa Avigdor Lieberman, voces de peso en la sociedad pedían a gritos una lista conjunta de todos los aspirantes de centro-centroizquierda para aunar fuerzas y así lograr una amplia victoria electoral.

Pero no ocurrió: como contó hace poco Tzipi Livni, que anunció su retirada de la contienda a la Knesset porque las encuestas vaticinaban que no lograría ni el porcentaje de voto mínimo, los líderes “no supieron dejar los egos aparte”. En un romance de último minuto antes de que terminara el plazo para conformar las listas electorales, Gantz y Lapid firmaron la alianza, con la condición de que, en caso de lograr la victoria, rotarían en el cargo de primer ministro cada dos años. Egos a medias.

Sin literalmente ni abrir la boca, el público y la prensa posicionaron al ex militar como principal rival de Bibi. Nadie duda en Israel de que un respetable currículo militar otorga prestigio y reconocimiento automático, más allá de los dotes políticos o discursivos del candidato en cuestión.

Foto: REUTERS / Amir Cohen

En el mercado laboral israelí, un buen rango en  las FDI o la pertenencia a unidades como “8200” o “Sayeret Matkal” asegura casi de facto un trabajo bien remunerado y reconocido. En política, puede llegar a suponer un trampolín directo a la residencia de la calle Balfur. En el pasado, dos ramatkalim, ambos laboristas, lograron convertirse en primer ministro: Yitzhak Rabin y Ehud Barak.

DESPEGUE EN REDES SOCIALES

Tras varios flirteos con las formaciones ya existentes, Gantz apostó por lanzar su propia candidatura “Resiliencia para Israel”. Su primer mensaje fue un video lanzado en redes sociales, donde aparecía un plano aéreo de la Franja de Gaza devastada junto a un contador ascendente de “terroristas neutralizados” que superaba los mil y pico.  El guiño parecía claro: ante un electorado actualmente escorado hacia el centroderecha y la derecha nacionalista, Gantz pretendió mostrarse en primera instancia como un garante de la seguridad nacional, alegando que “logramos devolver Gaza a la edad de piedra, y ganamos 3 años y medio de calma”.

En otros clips, no obstante, compartía fotos del estrechón de manos entre Rabin y el rey Hussein, que supusieron la firma del tratado de paz con Jordania de 1994. Vino a sugerir que combinará la mano dura en términos bélicos en caso de necesidad, con el talante negociador. Pero, ¿de que negociará y con quién?

Hoy mismo, medios israelíes desvelaban los tótems del programa electoral del partido de los generales. Tanto analistas como sus contrincantes al centro e izquierda coinciden en tildar el plan de “derechista”: mantener Jerusalén unida y bajo soberanía israelí; oposición a cualquier plan de retirada o desmantelamiento de asentamientos judíos en Cisjordania de forma unilateral; mantener el control del Valle del Jordán y los tres grandes bloques de asentamientos… y por otra parte, impulsar una “conferencia regional” para impulsar la “separación con los palestinos”.

Se hace difícil vislumbrar dicha separación sin concesiones territoriales, y más cuando la formación de Gantz evita a toda costa el término “estado palestino” para no ser tachado de izquierdista. En otros asuntos clave, la nueva formación apostará por reformar –que no anular- la polémica ley “estado-nación” para que se más inclusiva con las minorías no judías del estado, o impulsar el transporte público en shabbat en ciudades laicas, una demanda histórica de los sectores seculares y liberales del estado judío, pero que encolerizan a parte del público religioso más conservador.

Respecto al conflicto con los palestinos, la coalición “Azul y Blanco” cuenta con las dos caras de la misma moneda. Por un lado, incluye como número nueve a Yoaz Hendel, historiador y ex director del Instituto del Instituto de Estrategias Sionistas (IZS por sus siglas en inglés), quién afirmó en un plató televisivo que “Gantz se encuentra en el pragmatismo. No habrá más decisiones unilaterales, como la desconexión de Gaza (retirada de asentamientos judíos en 2005 impulsada por Ariel Sharon).” Y exclamó: “¡No hay dos estados ya! No hay ninguna opción actualmente de lograr un acuerdo de paz. Es un dilema que levantan sin ningún sentido”.

Un puesto por encima en la lista se encuentra Ofer Shelaj, procedente de Yesh Atid, quien en el pasado afirmaba que los asentamientos son “un obstáculo para la paz”, y que “la ocupación corrompe a la sociedad israelí, al ejército, la justicia, la prensa y el discurso colectivo”.

 

“O BIBI, O TIBI”

“Gantz es de izquierdas, de lo contrario diría con claridad que no está dispuesto a armar una coalición con partidos que no reconocen al estado de Israel”, afirmó Yuli Edelstein, peso pesado del Likud y todavía presidente de la Knesset. El mensaje pasado por Bibi a los suyos durante el último consejo de ministros -y que ya están repitiendo en bucle a los medios- fue claro: “O Bibi, o Tibi”.

Se refieren a Ahmed Tibi, líder del partido árabe Ta’al y veterano parlamentario en la Knesset. Netanyahu pidió enfatizar que Gantz es sinónimo de izquierda, y que buscará a toda costa armar una coalición con los partidos árabes para derrotarle. Como ya hiciera en la última contienda en 2015 (“los árabes están viniendo a votar masivamente en autobuses”), el líder del Likud vuelve a usar libremente la incitación contra un sector que representa el 20% de la población del país.

La expresión “O Bibi, o Tibi” no es baladí. El Likud está explotando una entrevista del anteriormente mencionado Ofer Shelaj, quien reconoció ante su interlocutor que, en caso de necesidad, aceptarían el “sí” de las formaciones árabes para sustentar la coalición, como ya hiciera Rabin en el 1992.  Paradójicamente, para el Partido Laborista de Avi Gabbay -al que las encuestas vaticinan un desplome histórico-, el plan de Kajol Laván “es de un partido de derechas, escrito por Yoaz Hendel y Boogie Yaalon”.

Éste último, también ex jefe del ejército, no esconde su perfil derechista, y afirmó recientemente “el derecho del pueblo judío a asentarse en toda la tierra de Israel”. Por ello, el laborismo se reivindicaba como el único garante de defender un “plan claro de separación de los palestinos, basado en dos estados para dos pueblos”.

Moshe Yaalon, Benjamin Netanyahu y Benny Gantz. Foto: GPO/Haim Zach

El analista Haviv Rettig Gur lanzaba al aire un incisivo apunte: a fin de cuentas, la política de seguridad de Netanyahu y Gantz, sobre todo respecto al polvorín de Gaza, es prácticamente idéntica. Lo que la hace diferente es el agresivo lenguaje pre-electoral: Gantz se atribuye la destrucción a las fuerzas de Hamás bajo su comandancia, pero las ordenes las dio Netanyahu; Gantz critica a Netanyahu por aceptar los pagos en efectivo a Hamás, aunque ésta fuera una medida aceptada ampliamente por el establishment de seguridad (al que él pertenecía en el pasado) para evitar el colapso de la castigada franja palestina; o Netanyahu acusando en videos de campaña a la “izquierda” por el incremento de atentados terroristas, aunque esas mismas imágenes mostraran atentados que ocurrieron bajo el mandato de Bibi. Para Rettig Gur, “esto no es solo hipocresía. Es deshonestidad. Es un intento de esconder que los dos contendientes comparten la misma política respecto a Gaza”.

SIN PREGUNTAS

Las dos grandes apariciones públicas de Benny Gantz –la puesta de largo de su partido y el reciente discurso tras la imputación de Netanyahu- fueron discursos milimetradamente calculados y sin lugar a las preguntas de los periodistas, deseosos de entrar al detalle de sus futuros planes de país. “Ya no hay más izquierda o derecha. Es Israel por encima de todo”, es el eslogan repetido hasta la saciedad en las filas de “Azul y Blanco”.

Por ahora, Gantz y los generales prosiguen con una campaña ambigua y pragmática, una estrategia que parece cuidada al detalle ante los constantes vaivenes de la política israelí.  En su última aparición pública esta mañana en un acto con agricultores al norte del país, el alto y popular ex comandante en jefe siguió repitiendo su postulado: “apostaremos por un gobierno de unidad, llamaremos a todos los partidos sionistas y moderados que estén dispuestos a unirse a nosotros”. Mensajes abiertos, poco definidos, evitando la confrontación y tratando de pescar votos en todas las aguas.

 

Análisis publicado en Aurora:
http://www.aurora-israel.co.il/cual-es-el-plan-de-pais-de-los-generales-que-pretenden-derrotar-a-netanyahu2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s