Israel, hacia la guerra total con Hamás

Estándar

La aviación israelí derribó la sede de las oficinas de medios internacionales en Gaza. Su sistema antimisiles destruyó más de mil cohetes lanzados desde la Franja

OFER LASZEWICKI

TEL AVIV.CREADA./

La asimetría militar entre el Ejército israelí y Hamás es incontestable. Pero el arsenal islamista no se limita ya a misiles Qassam y morteros de corto alcance, que llevan golpeando a las comunidades israelíes fronterizas desde hace dos décadas. A pesar de librar tres guerras entre 2008 y 2014, Hamás sigue demostrando que sus capacidades militares son más potentes que antaño, con proyectiles capaces de alcanzar la práctica totalidad del territorio hebreo.

Además de los refugios ubicados en la mayoría de viviendas e infraestructuras civiles israelíes, hay un elemento clave que reduce el daño potencial de los proyectiles: la batería defensiva «Cúpula de Hierro»Su elevado grado de precisión es un salvavidas. Los más de 2.300 proyectiles lanzados han provocado hasta la fecha 10 bajas israelíes, y más de 560 heridos. La última muerte, ayer al mediodía, cuando un proyectil alcanzó una vivienda en Ramat Gan, suburbio al este de Tel Aviv. La portavocía militar aseguró sólo ayer que la batería antimisiles derribó 1.000 proyectiles, y que 380 cayeron dentro de la propia Gaza.

La cúpula de hierro israelí
La cúpula de hierro israelíT. NIETO | ANTONIO CRUZ

En la franja palestina, el contador de muertos crece por los incesantes bombardeos de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Ayer, el ministerio de Sanidad palestino informó que ya hay 140 víctimas –39 niños–, así como más de 950 heridos. Según la ONU, se cuentan más de 10.000 desplazados internos, muchos de los cuales han buscado refugio en escuelas pertenecientes al ente humanitario.

La «Cúpula de Hierro» entró en escena en 2011, con sustancial apoyo técnico y financiero de EE UU. Dispone de dos sistemas diferenciados, destinados a neutralizar cohetes y misiles de corto y medio-largo alcance. La operativa se basa en un sistema de radares que detecta al instante si hay una amenaza de misil, y lanza de inmediato un «interceptador» si confirma que se dirige a áreas densamente pobladas.

Las intercepciones son lanzadas desde unidades fijas o móviles, y producen sonoros estruendos en el cielo que acompañan el retumbar de las alarmas antiaéreas. Testimonios desde comunidades fronterizas mostraron a LA RAZÓN restos de los proyectiles de intercepción, que en algunos casos son lanzados desde baterías ubicadas junto a sus jardines. Hay analistas que destacan que este sistema llegaría a ser eficaz hasta para detener misiles de crucero, y que ha mitigado la necesidad de incursiones de tropas de infantería dentro de Gaza. Pero hay quienes critican que pese a que supone un escudo protector, sirve a la larga para prolongar el status quo del conflicto, ya que no elimina la motivación y capacidades de quienes continúan disparando misiles. Se estima que el coste de cada misil de intercepción ronda los 80.000 dólares.

Ataque a las oficinas de prensa

El suceso más dramático de ayer fue el bombardeo del edificio que albergaba numerosos medios de prensa internacional, como la agencia AP y Al Jazeera. «Israel envió una alerta de que bombardeará en la próxima hora nuestras oficinas y de otros medios en la ciudad de Gaza. Nuestro equipo ya ha sido evacuado», tuiteó la productora Linah Alssafin.Desde el inicio de la operación «Guardián de los Muros», Israel bloqueó el acceso a la prensa extranjera a la franja palestina, por lo que la cobertura quedó exclusivamente a manos de reporteros locales. Apostados en las alturas de los edificios, pasan incontables horas filmando y fotografiando la magnitud de la destrucción causada por las bombas israelíes.

Minutos antes del derribo, un oficial israelí mantuvo una conversación telefónica con el portero del edificio para exigir su evacuación. «Dadnos diez minutos más», exigía el gazatí. «¡No! Evacuad de inmediato», respondía en árabe el oficial hebreo. Según el comunicado posterior de las FDI, «además de oficinas de inteligencia de la organización terrorista, el edificio contenía oficinas civiles y de prensa, en las que Hamas se esconde utilizándolas como escudos humanos». Pero el presidente de la agencia AP, Gary Pruitt, denunció que «estoy horrorizado por el bombardeo del Ejército israelí sobre la sede de AP y otros medios», y exigió respuestas por parte del ejecutivo hebreo.

Analistas destacaban ayer que hubo un cambio en la dinámica de ataque-contraataque, y que en la mañana de ayer, tzahal tomó la iniciativa al bombardear duramente el campo de refugiados de al-Shati, al norte de la franja, donde murieron varios militantes islamistas. Además, se atacó la vivienda de Khalil al-Hayya, alto mando del brazo político islamista. La respuesta no tardó: intensas salvas de misiles sobre todo el centro de Israel.

Entre el viernes y ayer, el Ejército israelí mató a trece manifestantes palestinos durante violentos enfrentamientos en accesos a urbes de Cisjordania, donde seguían conmemorando el 73 aniversario de la Nakba («catástrofe» tras la creación de Israel). «Las influencias de Hamás se sienten sobre el terreno en Cisjordania, y Abbas teme que se le coman el terreno», comentó el analista Gal Berger, recordando los rifirrafes internos tras la cancelación de los comicios palestinos. En Líbano, se renovaron las protestas junto a la frontera con Israel, con decenas de concentrados lanzando piedras y cócteles molotov sobre una torre de observación de las FDI.

Desde Lod, en el centro de Israel, circularon por redes videos de grupos de colonos judíos armados con rifles M-16, y se preveía otra noche violenta. En Yaffo, dos extremistas judíos lanzaron un cóctel molotov dentro de una vivienda árabe, e hirieron de gravedad a un niño de 12 años.

Mientras, continúan los esfuerzos internacionales para intentar lograr un alto el fuego o al menos, calmar las aguas. Ayer, el presidente estadounidense, Joe Biden, dialogó con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y por primera vez con el presidente palestino, Mahmud Abás, en plena escalada de violencia y tras la llegada ayer del enviado de EE UU que intenta mediar un alto al fuego. Según la oficina del propio «premier», Netanyahu le agradeció a Biden «el apoyo incondicional de EE UU» al derecho de Israel a defenderse y enfatizó que el Ejército israelí «está haciendo todo lo posible para evitar dañar a los no involucrados». En el diálogo con Abás, el presidente estadounidense «dijo estar trabajando para calmar la situación».

Crónica publicada en “La Razón”:
https://www.larazon.es/internacional/20210515/lt2spz6nzbfcjajonk4fgza6wi.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s