La recuperación del “Núsaj Catalunya”: una tradición litúrgica olvidada en la diáspora

Estándar

“El núsaj no es sólo una melodía, es algo mucho más importante: también es la forma con la que nos comunicamos con lo sagrado. Porque cuando rezamos, los judíos hablamos con Dios. Y lo hacemos a viva voz, cantando”. Este fragmento extraído del blog de “Nova Escola Catalana” (NEC), una entidad cultural nacida para recuperar el legado judío catalán, explica el significado y la importancia del núsaj, que es el estilo de liturgia y la melodía de los cantos en las plegarias en las sinagogas. Esta asociación se dedica a explorar el legado de los judíos catalanes exiliados a partir de 1391 y, también de los que se quedaron, escondidos o reconvertidos.

Desde el resurgimiento de la presencia judía en Barcelona y Catalunya a mediados del s.XX, las distintas comunidades que se establecieron se han basado en ritos procedentes de tradiciones judías de otros lugares del mundo: los sefardíes de Marruecos o los ashkenazíes del este de Europa, por medio de inmigrantes judíos, mayoritariamente argentinos, llegados en los años 80 y 90.

“Hay diferencias tanto en el texto de la tefilá, que sería el núsaj textual (los escritos de una ceremonia de origen ashkenazi son sustancialmente diferentes a una sefardí); como en el núsai melódico, ya que no se entonaban los versos del mismo modo en Sicilia que en Venecia, Roma o Livorno, en Esmirna o en Salonika, en Orán o Argel, por poner algunos ejemplos. Las melodías cambian mucho en función del lugar geográfico”, explica Moriah Ferrús, una de las impulsoras de la “Nova Escola Catalana”.

Desde esta asociación llevaban largo tiempo buscando el rastro de algunas de las melodías propias que entonaban los judíos de esta región, un trabajo que hasta día de hoy nunca se había realizado. “Llevábamos tiempo tratando de encontrar las melodías, procedentes de Salónica, donde hubo presencia judía catalana ya desde 1391, de Argelia, destino de muchos judíos catalanes, mallorquíes y valencianos.

También en Roma, donde hasta principios del siglo XX se mantuvo en pie la Scola Catalana en la ciudad. Incluso años antes de la expulsión, ya hubo judíos catalanes que se instalaron ahí”, apunta Ferrús.

En 1555, el papa Pablo IV (Caraffa) ordenó que todos los judíos debían concentrarse en un gueto, con una única sinagoga. Como los judíos tenían distintas procedencias y ritos, se estableció un centro de culto con 5 oratorios diferentes: la Scola Catalana, la Castellana, la Siciliana, la Tempio (de los romanos) y la Scuola Nova, que agrupaba italianos de otras procedencias. A principios del s. XX, tras una reforma urbana de Roma, las cinco escuelas se agruparon bajo el “Tempio Maggiore”. En Salónica (Grecia), por ejemplo, aún en 1927 se editó un mahzor (conjunto de libros litúrgicos) para Rosh HaShaná y Yom Kipur basado en el ritual catalán”, precisa.  Y añade:“y aún existen hoy día comunidades procedentes de Argelia que se rigen por el rito y costumbres instaurados por Rabí Duran, que llegó a Argelia procedente de Mallorca”.

A Ferrús le faltaban piezas por encajar para completar su búsqueda, hasta que en su camino se cruzó Idan Pérez, con quien había estudiado filología hebrea en la Universidad de Barcelona veinte años atrás. Pérez hizo aliyá y se mudó a Israel, siendo actualmente director del departamento de manuscritos raros en la Biblioteca Nacional de Israel.

Después de casi 3 años de investigación, el dr. Idan Perez ha editado y publicado el Sidur Catalunya. El Sidur está basado en seis manuscritos de los siglos XIV-XVI y constituye la recuperación del antiguo Núsaj Catalunya, el núsaj de la tefilá que usaban los judíos en Catalunya, Valencia y Mallorca durante la Edad Media, en la época conocida como la era de los Rishonim (los primeros). El Sidurincluye también una serie de comentarios que fueron recopilados por un discípulo de Rabbenu Yona Girondi en el Bet Midrash de Barcelona.

Idan Pérez entrega el Núsaj Catalunya a Moriah Ferrús. / Foto: Nova Escola Catalana

El dr. Idan Pérez viajó a Barcelona y Girona el pasado 13 de junio para participar en las jornadas “Diásporas Judias, Caminos Europeos”, organizada por el Instituto de Estudis Nahmanides de Girona, para presentar el “Sidur Catalunya”, donde realizó una ponencia llamada “Núsaj Catalunya: la antigua tradición litúrgica de los judíos catalanes en tiempo de Diáspora”. Después de las conferencias, se hizo entrega de manera formal del “Sidur Catalunya” a los miembros de la Nova Escola Catalana en el patio del Museo de Historia de los judíos de Girona.

“Con esta nueva adquisición, la asociación cultural, que tiene asociado un minyan (cuórum) independiente, tiene un incentivo muy grande ya que estamos dando una nueva vida a los textos que se usaban aquí hace cientos de años. Saber que estos textos son lo más cercano a lo que usaban las grandes luces como el Ramban, el Rashba, o Yonah Girondi , y usarlos, es realmente emocionante”, explica Ferrús.

Y celebra: “De no tener, a tener un sidur propio, hay un abismo. Estamos muy contentos. Nos aporta seriedad y solemnidad”.

 

El Núsaj Catalunya. / Foto: Nova Escola Catalana

 

Anuncios

En “#Marcha”, los jóvenes ponen voz a las atrocidades de los campos de extermino nazis

Estándar

El documental “#Marcha”, del productor argentino Marcos Gorbán, es un testimonio directo, cercano y sin filtros de la experiencia que miles jóvenes de todo el mundo viven cada año en los campos de exterminio nazis. 

En la “Marcha por la vida”, jóvenes judíos (y de otras confesiones), recorren las vías de tren que dan entrada a Auschwitz o Treblinka para revivir los horrores de la Shoá, recordar la barbarie, y reivindicar la vida. Gorbán decidió emprender el proyecto audiovisual después de que sus hijos participaran de la experiencia. Con un lenguaje alternativo y sin usar imágenes de archivo que evocan los crímenes del nazismo, apostó por centrar el relato en la vivencia personal de ocho adolescentes y entrevistas con supervivientes.

“Treblinka no fue un campo de concentración. Fue un campo de exterminio. Un mecanismo eficiente para matar a las personas rápido y a bajo costo. Una fábrica de muerte que no hacía prisioneros, solo eliminaba. Cuando una persona bajaba del tren -y quizás aplaudía- sólo tenía por delante una hora de vida. Nada más”, escribió el productor en un artículo publicado en Infobae. 

El film ha sido nominado en varios certámenes cinematográficos. Durante un viaje por el viejo continente, Gorbán habló con Aurora para aportar más detalles de su trabajo.

Existen muchísimas películas sobre lo acontecido durante el Holocausto. ¿Qué le llevó a interesarse por la “Marcha por la Vida” y filmar un documental?

No conocía esta iniciativa, y justo ese fue el motivo. Porque mis dos hijos estudiaron en colegios (judíos) de ORT, y un día me llegó una comunicación invitando a los padres a la Marcha por la Vida. Fue mi hijo mayor, y cuando llegaron a Birkenau se retransmitió en directo lo que ocurría. Quedé tan en shock…Me pareció increíble todo lo que pasó, y por otro lado, me sorprendió no haber sabido antes sobre la marcha. Es una actividad muy grande, pero se sabe dentro de las organizaciones comunitarias judías. Me parecía que eso debía salir para afuera.

¿Qué aprendió tras el regreso a casa de sus hijos?

Foto: Victoria Bornaz

Como mis hijos me enseñaron, los nazis crearon un genocidio donde mataron a 11 millones de seres humanos, de los cuales 6 eran judíos. Como judíos, somos el grupo más grande que los nazis pretendieron exterminar, pero fue un crimen contra toda la humanidad. Me pareció que había que contar esto desde otro lugar, no solo desde vídeos institucionales o en los colegios. Había que hacerlo más mainstream para que todos lo conocieran.

Es un tema extremadamente delicado y sensible. Como documentalista, ¿cómo se planteó previamente el acercamiento al relato?

Tengo formación de periodista y productor audiovisual, así que sentí que debía contarlo como un documental reality. Salir de la voz seria del off, tan típica de los documentales de historia, y buscar otras voces. A medida que hicimos castings y vimos chicos, encontramos el eje: siempre se repite la historia que cuentan los adultos a los jóvenes. En “#Marcha” se la cuentan los jóvenes a los adultos, porque tienen mucho para enseñarnos. Tienen una mierda más global, tolerante y abierta que nosotros.  Quisimos construir un relato en el que observar lo que pasara, que ellos cuenten desde el viaje su propia experiencia.

Una vez fijado el eje, llegó el momento de filmar y estructurar el relato. ¿Qué lo hace diferente a otros documentales sobre la Shoá?

Tomamos varias decisiones éticas, como no poner ninguna imagen documental, porque ya hay montones. ¿Qué puedo añadir en un documental del tema que no haya mostrado antes Discovery Channel o History? Con la voz de los adolescentes, el objetivo era contar la Shoá sin la necesidad de mostrar las pilas de cadáveres.

Y a pesar de lo duro, y que lloras al verla, tratamos de no exponer caras de chicos llorando. Si se ven adolescentes conmocionados, pensando, preguntando, analizando, y queriendo saber cómo fue esta historia tres generaciones atrás.

Foto: Victoria Bornaz

Cuéntenos más sobre la logística y la producción. ¿Con que criterio se escogieron a las voces protagonistas?

Elegimos a ocho protagonistas, procedentes de diferentes colegios, y con diferentes perfiles. Tenés un chico sionista, otro que quiere ser periodista, otro que se convirtió al judaísmo a los 15, otro no judío de descendencia italiana católica, una chica que es artista y es judía laica… Cada perfil nos permitió abordar la historia desde otro ángulo.

Después, armamos la estrategia de seguir la marcha, que consiste en un viaje educativo de 14 o 15 días. Íbamos a seguir a diferentes grupos para contar el viaje y lo que pasó en Treblinka, Majdanek, Auschwitz… En total, fuimos un equipo de rodaje compuesto por siete personas.

También cuentan con los testimonios de varios supervivientes.

Antes de viajar logramos que varios chicos entrevistaran a cuatro supervivientes de Auschwitz en Argentina. Lo hicieron los chicos, que ya viajaron con la carga de llevar consigo el relato de los sobrevivientes. Esta fue la estrategia.

La “Marcha por la Vida” empieza en Varsovia, luego viaja a Lublin, Treblinka, Majdanek…recorre los campos nazis en Polonia, y luego viaja a Israel para participar en el Iom Ha’atzmaut (Día de la Independencia), y conocer un poco el estado de Israel. En medio de la marcha, se nos ocurrió la idea de intentar que Camila Gorbán, mi hija, llegara a Roma para ver si podíamos entrevistar al Papa. Para que nos diera una palabra respecto a que tienen que hacer ahora para que un horror así no vuelva a suceder.

¿Les atendió?

Si. Y esta es la conclusión de la película. Siento que esta historia la contamos judíos para judíos, y con “#Marcha” tratamos de que la Shoá no sea propiedad única de los judíos, que por supuesto fueron las víctimas. Abrirla para que todos tomen en sus manos la historia, que es la mejor manera para que no se vuelva a repetir.

Tras sentir en sus carnes la barbarie nazi, los jóvenes aterrizan en Israel. ¿Qué sienten?

Los propios chicos nos contaban que es natural que esto suceda. Polonia es una semana de mucho dolor y angustia, estás en el escenario de la masacre. Luego llegan a Israel y es todo fiesta y alegría. Se visita la Knesset, el Mar Muerto, Tel aviv, Jerusalén, Yaffo, Aco… es un paseo por Israel y los logros que sucedieron. Para los chicos se cierra el ciclo: en Polonia, la muerte; en Israel, la vida. Recuperan la alegría y el orgullo, y vuelven a dormir.

Además del terreno profesional, también supuso una emotiva experiencia con su hija, Camila.

Mi hija es una de las ocho protagonistas, y además canta los temas musicales de la película. Y cuando entrevista al Papa, para mí es un motivo de orgullo. Y verla en acción es increíble. Habrá una marcha en paralelo en Argentina, simultánea con las de Israel y Polonia, y cantará mi hija. Estamos muy contentos.

¿Qué proyección está teniendo “#Marcha”?

Está girando por todo el mundo, porque participamos de varios concursos. Fue premiado en febrero como mejor largometraje en el festival de cine judío de Punta del Este, declarado de interés cultural y educativo por varias legislaturas provinciales de Argentina, y fue seleccionado para el Festival de Munich. Estamos empujando muy fuerte.

 

Entrevista publicada en Aurora Israel:
http://www.aurora-israel.co.il/en-marcha-los-jovenes-ponen-voz-a-las-atrocidades-de-los-campos-de-extermino-nazis

La policía israelí clausura “Telegrass”, la comunidad virtual de venta de marihuana

Estándar
Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Desde la pasada madrugada, al abrir el canal de “Telegrass”, incluido en la aplicación de mensajería Telegram, ya no aparecen nuevas e incesantes ofertas del estilo: “Llegó el vendedor del año a cuidaros, hermanas y hermanos. Sativa o índica, garantizamos la mejor calidad de cada flor. Credibilidad, servicio, mi equipo trabaja solo con la mejor calidad. Recogida en Tel Aviv, envíos a toda la zona centro”. Hasta nuevo aviso, un israelí ya no podrá pedir porros como si fueran pizzas a domicilio.

En la mañana del martes, la policía israelí anunció un gran operativo contra la masiva red de distribución de Cannabis de Israel “Telegrass”, arrestando a todos sus presuntos integrantes. Los 42 arrestos se produjeron en Israel, Estados Unidos, Ucrania y Alemania. Tanto el líder de la red como sus tres principales ayudantes fueron capturados.

Captura de una de las últimas ofertas publicadas en la red “Telegrass”

La operación cerró de un plumazo la operativa de la red, probablemente la más grande en venta de estupefacientes en Israel, que también ofertaba drogas duras como cocaína o MDMA. La plataforma contaba con miles de vendedores y decenas de miles de clientes, que podían pedir droga por mensajería con total discreción.

A pesar de que los empleados y compradores del canal operaban bajo el anonimato que ofrece la política de privacidad y encriptación de mensajería de Telegram, la policía anunció que fue capaz de descubrir sus identidades tras una investigación de varios meses. En febrero del pasado año, se revelaron en internet los datos de 3.500 vendedores, incluyendo nombres y detalles personales.

Los arrestados serán interrogados bajo la sospecha de fundar una organización criminal, traficar con drogas peligrosas, establecer pactos criminales, lavado de dinero, entorpecer procesos judiciales o evasión de impuestos. La policía, que tildó la operación de “caso internacional”, entró en decenas de viviendas privadas y oficinas, donde incautó dinero, droga y equipos tecnológicos.

A pesar de que el uso de marihuana recreativa fue descriminalizado en Israel –lo que supone una simple multa en caso de ser parado por la policía fumando o en posesión de una cantidad mínima-, la marihuana sigue siendo una sustancia ilegal. Si bien el estado judío es puntero en la producción e investigación de cannabis medicinal, que solo puede obtenerse con una receta médica que conlleva un longevo proceso burocrático, las decenas de miles de fumadores israelíes siguen consumiendo en un “limbo” legal, y ahora su principal fuente de provisiones ha sido clausurada.

Los esfuerzos de Polonia por borrar de la historia el colaboracionismo con los nazis

Estándar

Durante la reciente presentación del proyecto “Perseguidos y Salvados” en Cracovia, una investigación sobre miles de judíos europeos que huyeron del nazismo cruzando los Pirineos, las autoridades polacas advirtieron que estaba prohibido mencionar los “campos de concentración polacos”.

Post thumbnailMonumento en Polonia a los niños que se escaparon en el Kindertransport.
Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Tras una exitosa presentación en la universidad de Tel Aviv, la exposición “Perseguidos y Salvados” se preparaba para su próxima presentación en público en el Instituto Cervantes de Cracovia, en Polonia. Josep Calvet, historiador y encargado de la investigación sobre la historia de los cerca de 5.000 judíos europeos que huyeron de la barbarie nazi cruzando el Pirineo desde Francia a la España franquista, se topó con un condicionante de última hora: debido a una ley aprobada recientemente en Polonia, está prohibido mencionar el colaboracionismo que ejercieron ciudadanos polacos en el holocausto judío.

“Fue un asunto preventivo. Al enviar los contenidos de la exposición (plafones con imágenes y texto) nos dijeron que tuviéramos cautela con lo que decíamos de los campos de concentración, porque hay cosas que están prohibidas: no se puede pronunciar el término campos de concentración polacos”, explicó Calvet a Aurora. La nueva ley, que amenaza con hasta tres años de cárcel a quien incumpla la directriz, acepta únicamente describirlos como “campos de concentración nazi en territorio polaco”.

La exposición “Perseguidos y Salvados” en el Instituto Cervantes de Cracovia / Foto: Josep Calvet

El historiador de Lleida y la sede del Instituto Cervantes en la ciudad polaca tomaron medidas preventivas. “No sé si hubo supervisión durante la exposición, que incluía contenidos en castellano traducidos al polaco. Para evitar problemas, cambiamos el contenido de tres paneles”, aclaró Calvet. Como en el catálogo impreso no había ninguna mención explícita al lenguaje prohibido, pudieron traerlo sin problemas.

“Perseguidos y Salvados” recoge decenas de historias como la de Jaques Arad (93 años), judío nacido en Polonia que, tras superar un periplo heroico, terminó instalándose en Zichron Yaacov, al norte de Israel, donde actualmente reside con su esposa. En los años 20, se mudó con su familia a Amberes (Bélgica), que la describió como “la Jerusalén de Occidente” por la intensa vida judía que se respiraba. Tras la llegada de las tropas nazis en 1940, huyeron en tren rumbo a los Alpes franceses.

Jaques Arad, que cruzó la ruta de los Pirineos, junto a una carta manuscrita en una entrevista en Zichron Yaakov. /Foto: Ofer Laszewicki
Pero entonces entraron en vigor las leyes antisemitas de Vichy, y Arad y su familia terminaron presos en campos de concentración franceses, erguidos originalmente para aprisionar a los republicanos españoles que lucharon contra el fascismo franquista. Jaques logró huir, y juntarse a otros judíos franceses que aspiraban con llegar a la entonces Palestina británica. Para ello, cruzaron el Pirineo hacia Catalunya.
El régimen de Franco, aliado de los nazis, mantuvo una posición de cierta ambigüedad, que permitió a unos 15.000 judíos salvarse del exterminio. Con la inestimable ayuda financiera y logística de la organización judía  “American Jewish Joint Distribution Committee”, Arad logró subirse a un barco rumbo a la Palestina británica.

Continuar leyendo

Isaac Querub: “Los judíos en España estamos perfectamente integrados en el seno de la sociedad”

Estándar

Isaac Querub, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE), tiene las raíces familiares de tantas familias sefardíes: nació en Tánger, al norte de Marruecos, ciudad reconocida en el pasado por su numerosa e influyente comunidad judía, en gran parte descendientes de los expulsados de Sefarad en 1492 durante la Inquisición. A los 10 años se mudó a Madrid con su familia. Se escolarizó en el Liceo francés, estudió derecho y empresariales, y dedicó buena parte de su vida profesional al comercio de materias primas como el petróleo o los metales minerales, tanto en África como en Oriente Medio y Europa. En una conversa telefónica con Aurora, repasó los temas candentes que conciernen a los judíos de España: ”la ley de derecho al retorno por fin salió, y supone un hito histórico en la reconciliación y la concordia de España y sus judíos. Supone una rectificación de los errores del pasado, y sobretodo supone un gesto de apertura y convivencia mirando hacia el futuro”.

Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Ahora ejerce de presidente de la FCJE, pero tiene una larga trayectoria como integrante y dirigente de organizaciones e instituciones judías.

Fui presidente de Maccabi España a los 27 años, y de hecho me tocó presidir la delegación del equipo español en Israel en la 13ª edición de las “Macabiadas” –olimpiadas judías- de Israel en  los años 80, donde fue un honor encabezar con la bandera española a nuestro equipo. He sido presidente de la comunidad judía de Madrid desde 1996 hasta 2001, presidente de la asociación de amigos de Yad Vashem en España desde 1997 al 2016, y de joven fui el fundador de lo que se llamó “Irgun Tsioní Hatzmaí” (Organización Sionista Independiente), y de la revista Garín, que en su momento fueron un grupo y periódico clandestinos, poco después de la muerte de Franco en 1977. También fui gobernador de la universidad de Tel Aviv hace 20 años, y copresidente de la asociación de amigos de la universidad de Tel Aviv en España.

Para quienes no hayan oído hablar de ustedes, ¿qué representa la FCJE?

Se trata de la institución judía más importante, porque representa oficialmente y de acuerdo con la legislación vigente al judaísmo español. Y cuando digo al amparo de la legislación es el convenio con el estado, firmado y aprobado por las cortes en noviembre de 1992. Es un cargo voluntario y honorífico sin retribución, que se elige por elección directa de las comunidades judías de la federación.

¿Cuáles son las principales funciones y actividades de la FCJE en la actualidad?

La representación oficial del judaísmo oficial y trabajar por la seguridad de las comunidades, así como los miembros y asociados de la federación.

Generalmente, ha sido difícil concretar en números la población judía de España. Según sus estimaciones, ¿cuántos judíos y cuantas comunidades existen actualmente?

Normalmente hablamos de 13 comunidades afiliadas a la federación, que representan a más del 95% de los judíos en España. Suelo decir que somos menos de 100.000, y creo que registrados en total, entre comunidades y entidades asociadas, a lo mejor alrededor de 45.000

En efecto, hay cierta confusión.

Porque después de la II GM los judíos han sido muy reacios a inscribirse en un registro, porque fue el método utilizado por los nazis para la deportación. Casi se ha hecho una costumbre, y normalmente los judíos prefieren no figurar en ningún registro.

En 2015 España y Portugal aprobaron el derecho de retorno a los sefardíes, una ley que da la opción de obtener el pasaporte a los judíos que puedan demostrar que son descendientes de los expulsados de Sefarad durante la Inquisición de 1492. Debido a las complicaciones burocráticas, los exámenes de idioma y el alto coste económico, parece que no tantos como se esperaba inicialmente han culminado el proceso.

Esta ley ha sido una iniciativa de la FCJE, planteada en el 2012 al gobierno de España, y en particular al ministro de justicia de entonces Alberto Ruiz Gallardón. Debo decir que el ministro apoyó la iniciativa desde el principio, pero en el seno del gobierno no había unanimidad a favor de esta ley. Por eso, el contenido y los requisitos de la ley se fueron complicando.

No obstante, la ley por fin salió, y supone un hito histórico en la reconciliación y la concordia de España y sus judíos. Supone una rectificación de los errores del pasado, y sobretodo supone un gesto de apertura y convivencia mirando hacia el futuro.

La ley  fue aprobada por unanimidad, sin ningún voto en contra, ni tan siquiera de la izquierda o la extrema izquierda. Como anécdota, Jon Iñarritu, diputado y representante de Bildu –izquierda independentista vasca-, me recibió hablando en hebreo el día de la votación, donde  yo asistía desde la tribuna de invitados.

¿Disponen de cifras concretas sobre cuantos sefardíes obtuvieron el pasaporte?

El gobierno esperaba entre 90.000 y 200.000. La Federación nunca dio una cifra, porque eso era especular. Nosotros, que manejamos los números, calculamos que para final del periodo de vigor de la ley, que termina el 1 de octubre de 2019, habrán 30.000 sefardíes que lograron conseguir la nacionalidad.

¿De qué países proceden?

Fundamentalmente, la mayoría son venezolanos, argentinos, mejicanos e israelíes.

Los judíos de España piden restituir Santa María la Blanca como Sinagoga Mayor de Toledo, que tras el pogromo de 1391 fue reconvertida en una iglesia. ¿Por qué motivo?

Porque es verdad. En noviembre de 2012, y delante del cardenal Koch en representación del Vaticano, y delante del nuncio apostólico de España, yo como presidente de la federación reivindiqué la devolución simbólica de Santa María la Blanca como sinagoga a la comunidad judía de España. Por dos motivos: en esta atmósfera y ambiente de reconciliación, creemos que se trata de un símbolo extraordinario por la importancia simbólica de la sinagoga, y en segundo lugar creemos profundamente en el dialogo judeocristiano, iniciado por el Papa Juan XXIII, con la declaración nostra aetate aprobada bajo el papado de Pablo VI.

Creemos que la iglesia católica tuvo su parte de responsabilidad en la Inquisición y la expulsión de los judíos de España en 1492, y creemos que la devolución simbólica podría ser un gesto muy apreciado por los judíos del mundo, marcando una reconciliación definitiva entre la Iglesia católica y los judíos sefardíes descendientes de los expulsados.

En ciudades como Madrid, Barcelona o Melilla hay escuelas judías, pero su visibilidad pública es muy discreta. ¿La identidad judía debe permanecer oculta o cree que debe abrirse más a la sociedad?

La pregunta no tiene mucho sentido hoy, porque de ninguna manera los judíos se ocultan en ninguna ciudad de España, y desde la aprobación de la constitución de 1978, los judíos pueden practicar su judaísmo y tradiciones de manera completamente libre y en igualdad de condiciones con el resto de los ciudadanos.

No obstante, en países como Francia, son habituales las imágenes de escuelas y centros de rezo judíos custodiados por efectivos armados de las fuerzas de seguridad. ¿Cómo valora la situación de seguridad  de las comunidades en España?

Gracias a Dios, en España no ha habido una sola muerte de judíos por motivos antisemitas o terroristas. En segundo lugar, los colegios judíos funcionan bien, pero si con custodia policial. Nadie oculta y nadie ignora que existe un peligro procedente del Islam radical.

Justo hace tres días se publicó que uno de los activistas que pidió el boicot al cantante judío estadounidense Matisyahu en el festival de Reggea “Rototom” de Benicassim en 2015 afrontará un juicio en que se le piden cuatro años de cárcel. El movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) acusó al artista de “sionista” y de apoyar al ejército de Israel por actuar en un acto benéfico en favor de soldados. ¿Cuándo se traspasa la línea entre la crítica a las políticas de Israel y el antisemitismo?

Cuando se pone en tela de juicio la legitimidad el estado de Israel. Como bien sabe todo el mundo, no hay más crítico que el pueblo judío. No hay más inconformista que los judíos. Pero lo que nosotros hemos visto en los últimos tiempos es que se utiliza la crítica al proceder de un gobierno o de otro para poner en duda o para deslegitimar la independencia y el estado de Israel, y eso no lo vamos a admitir, porque eso es nueva judeofobia, o antisemitismo disfrazado.

En este caso, cuando supimos de las declaraciones de BDS, hablé con la dirección del festival y las autoridades locales, y denunciamos esa situación que calificamos de hipócrita, vergonzante y de antisemita, sin duda alguna. Porque por el mero hecho de ser judío se le exigió a un cantante que se definiera políticamente, pero solo se le exigió esto al cantante judío. Y tenemos que añadir que la prensa nacional, encabezada por el diario El País, que editorializó al respecto, las autoridades locales, el gobierno central y la dirección del propio festival condenaron esa iniciativa de BDS. Fue lo que hasta ahora ha sido la mayor derrota de BDS. Como sabemos, BDS, financiado por oscuros intereses árabes, no tiene más objetivo que deslegitimar al estado de Israel, la única democracia en Oriente Medio.

Cuando Israel salta a las portadas por una escalada del conflicto con los palestinos, los judíos de España suelen ser cuestionados.

No, a nosotros nunca nadie nos ha exigido un posicionamiento por parte de nadie, ni autoridades españoles ni israelíes.

Más que a nivel oficial, nos referíamos a lo que ocurre en tertulias familiares o laborales.

Nosotros los judíos en España estamos perfectamente integrados en el seno de la sociedad, pero tenemos muy claros cuales son nuestras inquietudes, intereses, y normalmente coincide con el de la mayoría de los españoles. Cuando hablamos de temas judíos e israelíes, lo tenemos todo muy claro.

Próximamente habrá elecciones en Israel. ¿Cómo lo siguen y en qué grado afecta a la judería española?

Por supuesto que seguimos con muchísimo interés todo lo que ocurre en Israel. Desde la FCJE aceptaremos y respetaremos el resultado de las urnas, como siempre, y nosotros apoyamos y apoyaremos al estado de Israel independientemente del gobierno que haya en un momento determinado.

Respecto al conflicto político en Cataluña ha habido intensos debates en el seno de las comunidades judías. Hay quienes comparan las aspiraciones independentistas catalanas con la lucha de los sionistas por lograr su estado propio, mientras otros inciden en la importancia de mantener la lealtad a la Constitución. ¿Cuál es la posición de la FCJE?

Estamos al tanto, como saben por cada judío existe una opinión o sensibilidad diferente, y así hemos vivido a lo largo de toda nuestra historia. La posición de la FCJE es perfectamente clara: estamos con la Constitución y con las leyes vigentes. No olvidemos que España es un estado de derecho, en el cual se reconoce legalmente el derecho a la diferencia, y nosotros, como tradicionalmente hemos defendido siempre, somos partidarios de la diversidad y de la convivencia y el respeto por el prójimo.

¿Existe cooperación entre la comunidad judía española con otras minorías para aunar fuerzas en la lucha contra el la discriminación y el racismo?

Las relaciones entre las diferentes religiones es muy correcta en España, y además formamos parte de la comisión asesora del gobierno en materia de libertad religiosa. Es un foro constituido al amparo de la ley, donde tenemos ocasión libremente de plantear todos los problemas que puedan afectarnos. Debo señalar que tenemos mucho respeto por los actuales líderes de todas las religiones de notorio arraigo en España, como católicos, musulmanes y evangélicos.

España, como otras naciones europeas, está viviendo un auge de la extrema derecha, escenificado por la entrada del partido Vox en el parlamento autonómico de Andalucía. ¿Le preocupa?

Evidentemente, a la federación le preocupa mucho el renacimiento de los nacionalismos excluyentes y de la extrema derecha neonazi en toda Europa. En España, en efecto existe un partido que, por primera vez, ha obtenido escaños en un parlamento autonómico, y creo que debe interpretarse como una llamada de atención a todos los partidos políticos con representación parlamentaria en España. Desde luego, nosotros seguiremos la evolución con muchísima atención y preocupación.

Desde la FCJE impulsaron una reforma del código penal para fomentar el estudio del Holocausto nazi entre los estudiantes adolescentes.

Pedimos que se incluyera en el currículo escolar el estudio de la historia del Holocausto, lo cual fue aprobado por el parlamento, y hoy todos los niños de 15 a 18 años deben estudiarlo por ley. Al amparo de esa ley, la FCJE ha firmado en 2018 un acuerdo con el gobierno de España y el ministerio de Educación un convenio que se llama “convenio para la erradicación del antisemitismo en España”, único en su género en Europa, lo cual demuestra una firme intención de la sociedad española de enfrentarse a los fantasmas del pasado. Y debo reconocer públicamente que nuestros interlocutores fueron gente de mucha inteligencia, visión y mucha valentía.

También planteamos al gobierno la reforma del artículo 607 párrafo 2, y del 510 del código penal. Esto supone un mayor grado de protección contra los delitos de antisemitismo cometidos de manera directa e indirecta, y contra la negación del genocidio, cuando esto incite al odio.

 

Entrevista publicada en Aurora:
http://aurora-israel.co.il/isaac-querub-los-judios-en-espana-estamos-perfectamente-integrados-en-el-seno-de-la-sociedad

“Infames”: la desconocida historia del “Schindler” de Bolivia que salvó a 10.000 judíos del exterminio nazi

Estándar

Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Verónica Ormachea es una mujer boliviana enérgica y polivalente. Se considera una “eterna estudiante”. Nacida en Nueva York, graduada en Washington, pasó por las aulas de Harvard y la Sorbona de París. Le encanta escribir y viajar. Periodista, escritora, columnista, miembro de la Academia Boliviana de la lengua… Ha escrito varios libros –“Entierro sin muerte” o ” Los ingenuos”, finalista del premio nacional de novela de Bolivia- , pero la conversación telefónica con Aurora giró entorno a su obra “Infames” (2015), una investigación de la autora sobre la desconocida y fascinante historia de Mauricio Hochschild, el “Schindler” de Bolivia. Este judío de origen alemán, que hizo fortuna en el sector de la minería, logró gracias a complejas maniobras diplomáticas y poniendo millones de su bolsillo salvar del exterminio a cerca de 10.000 judíos europeos trayéndolos al país latinoamericano. Culminar este libro reforzó su vínculo y admiración por el pueblo judío, y ha visitado Israel en tres ocasiones. “Como dijo Churchill, ningún hombre razonable duda del hecho de que los judíos, son, sin lugar a dudas, la raza más formidable y notable que ha aparecido nunca el mundo”, afirma la escritora.

¿Cuándo empezó a sentir simpatía por el pueblo judío?

Siempre tuve mucha admiración, fue un pueblo injustamente perseguido desde sus orígenes. Siempre se han levantado de todas las persecuciones, y sentía mucha empatía por lo que les pasó. El Holocausto ha sido el genocidio más terrible de la historia de la humanidad. Y no hablamos de la Edad Media: fue hace 70 años, fue una brutalidad lo que pasó.

Pocos habían escuchado antes el nombre de Mauricio Hochschild, el “Schindler” boliviano.

Empecé a investigar y vi que en Bolivia existió un judío alemán millonario, Mauricio (“Moritz”) Hochschild, que vino a hacérsela a Bolivia y triunfó. Era un minero, y empezó a explotar la montaña de Potosí, la montaña más rica de la historia del mundo, principalmente rica en plata, que fue la base de la riqueza del imperio español.

También había estaño y otros minerales, y lo que le interesaba a Hochschild era el estaño más que la plata, porque tiene propiedades extraordinarias: es inoxidable, ya que tiene la propiedad de que mezclado con el acero no se oxida. Por eso era tan importante para hacer latas y envasados.

¿Cómo descubrió la actividad clandestina paralela que desarrolló el protagonista de “Infames”?

Durante la investigación descubrí, hablando con amigos judíos en Bolivia, la labor extraordinaria, en silencio, que hizo Hochschild: imagínate, convenció al presidente Busch (político y militar boliviano), hijo de un alemán y de una indígena, de que vinieran judíos a Bolivia sin condiciones, y darles visados a los judíos.

Eran tiempos en que nadie quería abrir las fronteras a los judíos.

En la reunión de Évian, Roosevelt convocó a las potencias del mundo, y ahí decidieron cerrar las fronteras para los judíos, a pesar de que sabían que la guerra se les venía encima. Y los únicos dos países del mundo que dieron visados sin condiciones fueron Shanghai (China), que entonces era territorio internacional y que permitió salvar a 17.000 judíos, y Bolivia, porque Hochschild convenció a Busch para que aprobara los visados.

Continuar leyendo

El naixement d’un CDR a Israel encén la polèmica a Twitter

Estándar
Acció del CDR al pont de Jaffa al sud de Tel Aviv / CDR Israel

 

Ahir Twitter es va encendre arran d’un article publicat a “El Periódico”, en què s’assegurava que el sorgiment d’un CDR (Comité per la Defensa de la República) a Israel va provocar mala maror a diverses assemblees dels comitès catalans. El text, titulat en la versió en paper “Un CDR sionista?”, explica que després de la constitució d’aquest nucli a Israel i la seva primera acció reivindicativa –omplir de llaços grocs un pont a Jaffa, al sud de Tel Aviv-, la resposta a les xarxes socials “va ser controvertida, perquè és el primer cop que es reivindica el nom d’un estat juntament a les seves sigles”. També destaca que “no va passar desapercebut el moment del seu naixement, en plena erupció de la Gran Marxa del Retorn organitzada per Hamàs que es va tancar amb 20 palestins morts i 2.000 ferits”.

Com indica la peça, els CDR‘s, que es van constituir originalment per defensar la celebració del referèndum d’independència de l’1 d’Octubre, van evolucionar en espais transversals per la defensa de la república, que no es regeixen per estatuts i que es coordinen, en molts casos, virtualment.

Integrants del CDR d’Israel, en conversa amb Revista Mirall, s’han mostrat perplexos i indignats amb la publicació de l’article. Segons afirmen, la redactora del mitjà els va contactar mitjançant un missatge privat de twitter per incloure el seu testimoni. “Minuts després de rebre el missatge, vàrem respondre que, com a CDR, decidim les accions i el discurs de forma democràtica i consensuada”, apunta l’Arnau, que prefereix mantenir el seu nom real en l’anonimat. I continua: “mitja hora després, mentre decidíem al grup de WhatsApp la nostra resposta, vaig veure l’article penjat a la web”.

Continuar leyendo