“Hummus and Tech”: acercando la alta tecnología a los recién llegados a Israel

Estándar

Kevin Hannah y Magali Bursztyn decidieron combinar el hummus y la tecnología, dos elementos muy populares en la psicología colectiva de Israel, y crearon el podcast de radio digital “Hummus and Tech”, un programa nacido para contar la vibrante escena del hitech en el estado judío, con el foco puesto a los nuevos inmigrantes (olim) que llegan al país.

Oriundos de Argentina, Magali llegó a Tel Aviv hace ya ocho años, mientras que Kevin es un recién llegado: se mudó hace apenas dos años. La joven, con más recorrido en el lugar, ha vivido el boom del sector de la alta tecnología. En el pasado formó parte del equipo de Wix, un gigante de la programación de páginas web, y actualmente trabaja para Google –sobra la descripción- y Waze, la famosa aplicación de circulación por carreteras inventada en Israel. Su compañero es product manager en Gesti, una empresa local con oficinas en todo el mundo.

Kevin Hannan y Magali Burstyn durante la entrevista con Aurora. / Foto: Ofer Laszewicki

“Hummus and Tech” es un podcast para olim que les interesa la tecnología, para gente que todavía no hizo aliyá y le interesa o tiene la idea de venir, o que acaba de terminar Taglit o Masa (estadías), y tiene interés en Israel, la tecnología, y sobre cómo se vive acá”, explica Kevin. Según afirma, la mentalidad argentina tiene “mucho en común con los israelíes. Yo siento que somos muy similares en ir y tener que golpear las puertas para que las cosas pasen, ir y pedir”.

El programa se graba en el campus Google for Startup, que es un espacio que ofrece Google en Tel Aviv de manera gratis a diferentes tipos de emprendimientos. Gracias a ello, cuentan con equipos tecnológicos de última generación, así como un espacio agradable, donde hay un constante vaivén de jóvenes que van y vienen con nuevas ideas de negocio.

Kevin y Magali tan solo se conocían a través de otros amigos, y coincidieron en un vuelo rumbo a Buenos Aires. Dado que el trayecto es extenso y da opción a largas conversas, uno de los temas que surgieron era las ganas mutuas que tenían de empezar un proyecto. “Se habló mucho de esto de olim en tecnología, de que cuando llegas sin el idioma, sin los contactos, a veces es complicado, y que hay un mundo gigante de tecnología acá para trabajar, pero es muy difícil meterse”, afirma Magali.

Magali Burstyn durante la grabación de un programa. / Foto: Ofer Laszewicki

A diferencia de los recién llegados de países anglosajones, con altos índices de integración en el sector tecnológico ya que la mayoría de empresas apuestan por el inglés nativo para su expansión internacional, se dieron cuenta que hay pocos latinos en esta área. “De pronto nosotros encontramos una posición donde teníamos un montón de conocimientos, y pudimos entrar a este ambiente. Empezamos a hablar de cómo podíamos ayudar a los demás a encontrarse acá”, continua la joven.

Kevin Hannan preparando el programa. / Foto: Ofer Laszewicki

Su sensación es que los miedos, la falta de inglés y la escasa información relegan a muchos nuevos llegados de habla hispana a quedarse en trabajos más convencionales. Por ello, desde “Hummus and Tech” intentan aportar otro ángulo: “yo creo que tratamos de tener una mirada muy amplia, cada uno de los invitados tienen puestos diferentes en las empresas, así logramos tener información muy variada”, dice Kevin. Y prosigue: “y se habla de un montón de situaciones diferentes por las cuales la gente pasa a la hora de conseguir un trabajo, mantenerlo, como comunicarse con recursos humanos… Y también de cómo es la vida acá”.

Mientras preparan su programa semanal, ambos reconocen que este espacio es un proyecto paralelo a su carrera profesional, un lugar donde dejar fluir ideas sin presiones. “Yo soy una persona a la que me gusta tener proyectos paralelos, son la forma para mí de aprender un montón y lograr nuevas habilidades, conocimientos o conocer nuevas personas. Así que para mí Hummus and Tech es muy lindo, hay quienes dicen que les hicimos el proceso de aliyá más fácil”, asegura Kevin.

Magali concluye afirmando que “la comunidad de olim de todo el mundo siempre se beneficia mucho cuando vienen más olim, son algo muy positivo para el país, traen una impronta cultural distinta que la de acá y enriquece mucho todos los aspectos del país”.

 

Reportaje publicado en “Aurora Israel”:
http://aurora-israel.co.il/hummus-and-tech-acercando-la-alta-tecnologia-a-los-recien-llegados-a-israel/

“Cannabis-Israel” expone los desarrollos del mercado creciente de la marihuana medicinal

Estándar

El pasado 9 de julio, se celebró el congreso “Cannabis-Israel”, donde se certificó que Israel es un referente en el desarrollo de tecnologías para el crecimiento de plantaciones de marihuana medicinal.

Por Ofer Laszewicki Rubin

Con la apertura del mercado medicinal del cannabis, cambios en la regulación a nivel mundial y el reconocimiento internacional de Israel como un referente en el desarrollo de tecnologías para el crecimiento de plantaciones, el desarrollo de este sector está dando mucho que hablar en Israel.

El pasado 9 de julio, se celebró el congreso “Cannabis-Israel”, organizado en cooperación entre las agrupaciones nacionales de kibbutzim y moshavim (comunidades agrícolas).

El acceso a los primeros permisos del ministerio de salud y los cambios en la regulación están impulsando el establecimiento de conexiones entre cultivadores de kibutzim y moshavim con empresas israelíes e internacionales.

En el último año, varias de las empresas que presentaron sus productos en el congreso fueron tendencia en la bolsa de valores de Tel Aviv. Figuras públicas y personalidades políticas como Ehud Barak, Ehud Olmert o el ex jefe del Shin Bet Yaakov Peri ya han invertido en una industria, en que muchas comunidades agrícolas han visto una oportunidad para reinventarse tras periodos de recesión en la producción y venta de fruta y verdura convencional.

Osher Ben Ami, director comercial de la compañía Compactus, explicó a Aurora que “el cannabis es uno de los campos en lo que Israel quiere destacar, ya que dispone de buen clima, conocimiento y la alta tecnología”.

La empresa se dedica a desarrollar pasillos móviles para optimizar el espacio en las plantaciones: “en cualquier campo agrícola, tienes la línea de crecimiento y la línea de paso. Nosotros podemos eliminar la necesidad de estos pasajes, creando la línea de paso donde nos convenga”, cuenta Ben Ami, mientras con una rueda hace girar los pasillos móviles.

Además de charlas de expertos del sector, las compañías presentes en el congreso expusieron las últimas novedades en sistemas de iluminación para invernaderos de cultivo interior, tierras y abonos o derivados del THC y CBD –propiedades del cannabis- con las que se producen medicamentos.

Rutti Shafir, de la empresa Control Union, contó que representa a “una compañía de certificación internacional en el gremio del cannabis en todo el mundo. Trabajamos en Israel junto al ministerio de salud, y damos permiso para invernaderos donde se planta marihuana medicinal.

Para Shaffir, lo más destacable es que “el cannabis pasó una medicalización en Israel, pasó de una medicina alternativa a una medicina ordinaria”.

PROTESTAS POR LA REGULACIÓN ACTUAL

A las puertas del evento, un grupo de una veintena de manifestantes protestó ruidosamente e interpeló a los participantes que accedían. La concentración protestaba las fallas de la regulación actual para obtener cannabis medicinal, que actualmente solo puede obtenerse legalmente con una prescripción médica, que conlleva arduos procesos burocráticos.

Protesta frente al congreso “Cannabis-Israel” por las carencias en la legislación. / Foto: Eliav Sade

Los que disponen de dicha prescripción se quejaron de que en los últimos meses ha habido un descenso drástico en los suministros. Sharit Cohen, que protestaba en su silla de ruedas –sufre de la enfermedad crónica del CRPA-, exclamó que “no podemos estar sin medicamento, y estamos sin. Nos dicen que tomará otro medio año procesar la reforma. ¿Cómo se puede estar medio año con dolores? Con inflamaciones, así no se puede vivir, cada día pierdo otra parte de mi cuerpo, es insoportable”

Cohen destacó que “la única cosa que nos ayuda a vivir un poco es la marihuana. El año pasado también sufrí de cáncer, y el cannabis es lo único que me mantiene en vida, me ayuda y me salva. Está claro que hace falta una reforma, pero no se puede por el camino, mientras se construye el edificio, dejar a la gente vivir en la calle”.

Además del auge en la producción de cannabis medicinal, en Israel existe un elevado porcentaje de población que consume marihuana con fines recreativos. El año pasado, una nueva ley despenalizó el consumo y tenencia de cantidades mínimas, pero todavía se considera ilegal.

Reportaje publicado en “Aurora Israel:
http://www.aurora-israel.co.il/cannabis-israel-expone-los-desarrollos-del-mercado-creciente-de-la-marihuana-medicinal

Fuego, aire, música y Cábala: el Centro Latino Israel festeja LagBaomer en Tzfat

Estándar

El pasado 22 de mayo,  el Centro Latino Israel en la localidad de Tzfat respiraba ambiente festivo: era la víspera de Lag BaOmer, jornada en que se conmemora al rabino Shimon Bar Yohai con hogueras que prenden por todo Israel.

Tzfat, el poblado más alto de Israel ubicado a lo alto de los montes de la Galilea, es conocido ya como la “capital universal de la Cábala”. El pasado 22 de mayo, la localidad respiraba ambiente festivo: era la víspera de Lag BaOmer, jornada en que se conmemora al rabino Shimon Bar Yohai con hogueras que prenden por todo Israel.
Entre las angostas callejuelas del barrio de los artistas, repleto de vistosos cuadros y toda suerte de manualidades, se encuentra el Centro Latino Israel. Este nuevo centro transmite en castellano todo lo relacionado con el mundo de Cábala, una sabiduría mística milenaria que combina elementos religiosos y espirituales, y que atrae a decenas de miles de feligreses y turistas, judíos y no judíos.

El director del lugar, Avi Roitman, aguarda a las puertas del histórico edificio que alberga el centro de estudio cabalístico. “Al Centro Latino llega gente de todo el mundo, y lo que hacemos es mostrar la conexión que hay entre la tierra de Israel y el pueblo judío, dirigido específicamente al público latino”, explica a este diario. Y continúa: “aquí en Tzat se puede ver muy claramente que durante 2.100 años, según documentan reconocidos historiadores, hubo presencia judía ininterrumpida”. Señalando los callejones y las edificaciones te piedra, Roitman aclara que “estas calles tienen capas y capas de civilización judías. Sinagogas del s.XVI, construcciones de hace más de 800 años, o la primera Yeshivá, el centro de estudio de la Torá”.


Tzfat es la ciudad en donde floreció el estudio de todo lo que “no se puede ver” con el ojo físico,  el conocimiento de todo lo místico, abstracto, e incomprensible”, detalla el Centro Latino Israel en su página. Y esto es lo que pretende transmitir a las delegaciones de periodistas, embajadores o influencers que llegan a este rincón de la Galilea. “Vienen a nuestro centro y se conectan y entiende la ancestral relación de la tierra de Israel con el pueblo judío, en lo espiritual, histórico y arqueológico”, matiza el director del centro.


Para Lag BaOmer, Roitman y su equipo preparaban una celebración especial con barbacoa, música en directo, talleres infantiles y paseos guiados por el casco antiguo de la inspiradora villa. “Lag BaOmer es una de las festividades más alegres en el judaísmo. El rabino Shimon Bar Yojai pidió que el aniversario de su fallecimiento se celebre con alegría. Esta noche, unas 500.00 personas celebrarán en Merón, a diez minutos de aquí, donde está enterrado el rabino”. Por ese motivo, el tráfico en Tzfat y los pueblos aledaños era más intenso de lo habitual.

“Shimon Bar Yohai dedicó su vida a conectarse con la verdad, con la luz más profunda que hay en este mundo. De eso va la Cábala, que el rabino explicó en el libro Zohar. Al fallecer, toda su obra, toda su luz y energía que desarrolló, sigue ahí para que cualquiera pueda conectarse con la luz más profunda del universo”, prosigue Roitman.

Los judíos llegaron a Tzfat desde Turquía o los Balcanes, pero también Marruecos o Egipto. “Eso explica el acento universal del lugar, y también la atracción que despierta en los latinos”, dijo Eyal Riess, compañero de Roitman, refiriéndose a que en las callejuelas del pueblo se habló mucho ladino (o judeoespañol), el idioma de los judíos expulsados de la península ibérica.

“Antes, los latinos venían aquí por unas horas o un día, pero ahora nos piden seminarios para quedarse aquí una semana, de países como Puerto Rico o Costa Rica”, afirmó Riess. Según dice, detectaron una falta de organización para actividad turística y espiritual en español, y por ello se decidieron hace ocho meses a abrir el centro, que está ubicado en un bello edificio en el caso antiguo, donde se hallaron restos arqueológicos con 4.000 años de antigüedad, de la época de bronce.

En la azotea del centro, hombres, mujeres y niños disfrutan de un rato agradable, acompañado de una leve brisa y un luminoso atardecer.  Mientras un joven prende el fuego, un veterano local entretiene al público con melodías de guitarra y canciones de añoranza a Shimon Bar Yohai.

Entre un grupo de mujeres se encuentra Nathalie Levy Riess, coach de espiritualidad, empoderamiento femenino,  autora, y guía de femineidad basada en la Cábala y espiritualidad judía. Nathalie enseña en webinars y ofrece sesiones privadas de empoderamiento de mujeres y parejas vía Skype, y viaja por el mundo dando charlas de diversos temas, como espiritualidad en la vida moderna, intimidad y relaciones de pareja.

“Una de mis misiones es enseñar a mujeres y empoderarlas. El empoderamiento femenino es realmente romper todos los tabúes y los mitos hacia la mujer judía y la mujer en general, de cómo tenemos que realmente relacionarnos con nosotras mismas, con nuestra familias, como madres, como partes de una sociedad, y en mi trabajo lo que hago es tratar de enseñarles a conectarse a sí mismas”, explica a este diario.

“Tengo la suerte de poder conocer y estar cerca de mujeres en todos los ámbitos, desde lo más profundo de su alma hasta lo más externo, que es su cara o su cuerpo. Tengo el inmenso honor de recibir pues a miles y miles de mujeres anualmente en nuestro centro, donde hacemos talleres, meditaciones o paseos”, prosigue. Y apunta la clave de su iniciativa: “entender un poquito más de dónde está viniendo una confusión, depresión o tristeza, que suelen venir por faltar de alimentación del alma”.

Reportaje publicado en “Aurora Israel”:
http://site.aurora-israel.co.il/fuego-aire-musica-y-cabala-el-centro-latino-israel-festeja-lagbaomer-en-tzfat

Antonio Muñoz Borrero, el cónsul ecuatoriano que salvó a judíos del exterminio nazi

Estándar

Si bien la barbarie cometida por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial es de sobra conocida, recordada y documentada, existen nombres de héroes particulares, que se jugaron el pellejo para salvar vidas judías, que apenas son conocidos y honrados. Uno de ellos es Antonio Muñoz Barrero, cónsul de Ecuador en Estocolmo (Suecia) en los años 30 del siglo pasado, que gracias a su empeño logró salvar del exterminio a alrededor de cien judíos europeos.

En la sede del American Jewish Committee (AJC) en Jerusalén, la cónsul de Ecuador en Israel, María Gabriela Troya, participó en un acto recordatorio en los días previos a Yom Hashoá, el día oficial de la memoria del genocidio nazi en Israel. “En esta ocasión he tenido el honor de ser invitada por AJC para participar y contar como el Ecuador participó colaborando para salvar vidas de las personas judías durante la época del Holocausto”, declaró a Aurora la diplomática ecuatoriana.

En 1941, dos años después del estallido de la guerra y con gran parte del viejo continente bajo ocupación nazi, Barrero emitió pasaportes para judíos polacos, que bajo posesión de un pasaporte latinoamericano podían salvarse de la deportación nazi.

Pero Ecuador apartó al cónsul del cargo por sus actividades. No obstante, siguió viviendo en Suecia, donde continuó trabajando sin autorización de las autoridades de su país. Líderes judíos del país escandinavo le pidieron ayuda para emitir pasaportes a judíos de más países que estaban en riesgo inminente de ser exterminados. Borrero aceptó la misión, a pesar de estar cesado oficialmente de su cargo.

El cónsul ecuatoriano Antonio Muñoz Borrero.

Fue interrogado por la policía sueca, y lo mantuvieron bajo vigilancia por sus actividades secretas. Nunca continuó su actividad diplomática sirviendo a Ecuador, y falleció en 1976. A pesar de que logró salvar 100 vidas, apenas se supo de su heroica labor, hasta que uno de los supervivientes sacó a la luz la verdad.

En 2011, Yad Vashem, el Museo del Holocausto en Jerusalén, le concedió el título de “Justo entre las Naciones”. Para hacer justicia, Ecuador restituyó la carrera diplomático de Muñoz Borrero en un acto de homenaje celebrado en 2018. “Su comportamiento fue un símbolo de valentía y valores humanísticos. Un acto de solidaridad y hermandad con aquellos que fueron perseguidos por ser judíos”, dijo el ministro ecuatoriano José Valencia durante la ceremonia en su honor.

“Ecuador es un país muy pro derechos humanos y condena todas las formas de discriminación, y tenemos el privilegio de contar con un Justo entre las Naciones. Ese es nuestro principal vínculo con el día de recuerdo del Holocausto en Israel”, señaló la embajadora.

 

Reportaje publicado en Aurora Israel:

http://www.aurora-israel.co.il/antonio-munoz-borrero-el-consul-ecuatoriano-que-salvo-a-judios-del-exterminio-nazi

Qalandiya: un cruce, dos mundos

Estándar

El checkpoint de Qalandiya es el principal accesos para los palestinos desde Ramallah a Jerusalén. Las autoridades militares israelíes mostraron a la prensa las renovaciones las instalaciones para mejorar las condiciones del cruce. Los palestinos son críticos por la existencia del punto de control.

Era una mañana aparentemente tranquila en el checkpoint de Qalandiya, el acceso principal utilizado por miles de palestinos de la zona de Ramallah para acceder a Jerusalén y otras zonas de Israel, en su mayoría trabajadores que van y vuelven el mismo día.

La vista impacta: entre el imponente muro de hormigón que separa el norte de Jerusalén del campo de refugiados de Qalandiya, se abre una brecha para el acceso de vehículos. Desde el terreno y apostados en torretas de vigilancia, cámaras y agentes de la policía militar israelí vigila cada movimiento. A un lado, una ambulancia palestina aguarda. La aparente tranquilidad puede quebrarse en cualquier instante.

Como todos aspectos delicados en la narrativa del conflicto palestino-israelí, cada lado usa su lenguaje: “hemos logrado mejorar el paso, que es la puerta de entrada a Jerusalén de los palestinos desde la zona norte de Judea y Samaria”, explicó un portavoz militar al grupo de periodistas citados por COGAT, la administración civil del ejército, utilizando la denominación bíblica judía utilizada por las autoridades israelíes para referirse a Cisjordania. Para muchos palestinos, se trata de una barrera innecesaria en “territorio ocupado” de Palestina.

El checkpoint de Qalandiya fue abierto en 2002, en pleno auge de la oleada de atentados terroristas palestinos de la Segunda Intifada, que costaron la vida a más de 1.000 israelíes. Tras la construcción de la barrera, los ataques bajaron drásticamente. Pero en un reportaje publicado en la prensa hebrea, un palestino apuntaba que “no creo que ayude a la seguridad de Israel. Cualquiera que pueda cometer un atentado, puede. Hay muchas maneras”. Y añadió: “la duración de las colas depende de la moral de los soldados que vigilan”.

En efecto, hay zonas de la barrera sin terminar, como en los bloques de asentamientos de Ma’ale Adumim y Gush Etzion. Desde una de estas aperturas, dos palestinos de la zona de Hebrón se colaron en Israel en 2016 y abrieron fuego en el mercado Sarona de Tel Aviv, matando a cuatro personas.

De hecho, las propias autoridades israelíes consideraron otorgar miles de permisos de trabajo a palestinos tras el auge de violencia palestina de la “Intifada de los cuchillos” en 2015. La premisa era que logrando un buen sueldo y estabilidad en Israel, el palestino se lo pensaría dos veces antes de cometer un ataque. Actualmente, unos 60.000 palestinos disponen de licencias legales para cruzar a diario a territorio israelí. Otros miles lo hacen ilegalmente.

Dos peatones palestinos dirigiéndose al nuevo acceso del checkpoint de Qalandiya / Foto: Ofer Laszewicki

COGAT convocó a la prensa para mostrar las entrañas del nuevo y moderno edificio construido para agilizar el paso de transeúntes. Tras años de reportes sobre escenas caóticas, líneas de espera interminables y la desesperación de trabajadores y estudiantes que a diario sufren por llegar a tiempo, las autoridades militares israelíes invirtieron para mejorar las condiciones de Qalandiya.

“Con presupuesto del ministerio de defensa, se ha mejorado el cruce, sobretodo en términos de tecnología e infraestructura, pero también con la instalación de aire acondicionado”, comentó el portavoz de la administración civil israelí. Entre 6.500 y 7.000 peatones, la mayoría trabajadores, cruzan a diario a Jerusalén, aunque en festividades religiosas, como el Ramadán, los números se incrementan sustancialmente.

El portavoz de COGAT, el mayor Stolovich, atendiendo a la prensa. / Foto: Ofer Laszewicki

Hizo hincapié en sus similitudes con un aeropuerto: “tiene puertas de acceso rápidas (con lectores biométricos), que permiten verificar los permisos automáticamente, como en Ben Gurion”. El militar reconoció que lo que consumía muchísimo tiempo era que antes solo había tres hileras con dos puntos de control. “Ahora, hay 27 puertas rápidas. Antes, se tardaba unos 40 minutos de medio. Hoy, la media no es ni 5 minutos. Ya no tienen que estar esperando aquí desde las 4 o 5 de la mañana”, explicó refiriéndose a las largas y tensas esperas que afrontaban los palestinos.

Otro de los grandes problemas de Qalandiya es el denso tráfico y la mala accesibilidad. “Lo siguiente será mejorar los atascos, y al otro lado del cruce construiremos una estación de autobuses y un puente peatonal”, indicó el portavoz, mientras transeúntes palestinos cruzaban a pie la calzada, sorteando el tráfico de vehículos.

Ante la incisiva pregunta de un periodista, que recogió las voces los críticos que consideran la renovación como un “embellecimiento de la ocupación”, el militar se limitó a decir que “cada uno puede aportar su opinión. Nosotros lo que queremos es brindar un mejor servicio”.

Un palestino a punto de cruzar por las puertas con control biométrico de Qalandiya. / Foto: Ofer Laszewicki

Tras pasar el chequeo biométrico, Haneen, instructora de fitness de Ramallah, y Heba, joven palestina del barrio jerosolomitano de Beit Hanina, atendieron a las preguntas de la prensa: “Es mi derecho ir cruzar de un lugar al otro sin tener que pasar por un chequeo. Es un estado ocupado, no estoy cruzando entre dos estados. No puedo creer que Jerusalén pertenece a Israel, Jerusalén es nuestra, y no puedo cambiar mis ideas”, dijo con visible enfado la instructora, a escasos m   etros de la salida del checkpoint.

Haneen tiene carné de identidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), y tiene permiso en regla para cruzar a Jerusalén, aunque no pisó la ciudad santa en el último año y medio. “El problema es para toda aquella gente, sobre todo trabajadores, que van y vuelven cada día, algo que hace que su vida diaria sea muy dura”.

Heba, su acompañante, dice que le encanta Jerusalén: “es mi hogar. Viajé mucho, pero el aire aquí es diferente, a pesar de todo esto”, dijo refiriéndose a Qalandiya y al conflicto con Israel.

Reportaje publicado en “Aurora Israel”:
http://www.aurora-israel.co.il/qalandiya-un-cruce-dos-mundos

“Libra Home”: realidad virtual para entrenar pacientes con problemas neurológicos

Estándar
Post thumbnail
Ofer Laszewicki Rubin – Jerusalén

Alberto Saul no viene del mundo de la medicina, pero ha logrado impulsar un innovador proyecto que supone un avance para los terapeutas que tratan con pacientes con problemas neurológicos. En una humilde oficina en la escuela de ingeniería Azrielli de Jerusalén, la start-up Libra Home, de marcado acento latino, desarrolla gafas de realidad virtual que ayudan a pacientes con problemas neurológicos a entrenar y mejorar su visión.

Nacido en el seno de una familia judía uruguaya de marcado carácter sionista, Alberto llegó a Israel para completar un “shnat” –programa educativo anual-, y al terminarlo llamó a sus padres para confirmarles que no tomaría un vuelo de regreso a Montevideo. Se enroló en el ejército, donde desarrolló sus dotes tecnológicas: formó parte de una unidad encargada de generar simuladores de vuelos para pilotos de la fuerza aérea. “Hay cosas que son muy peligrosas para hacerlas en la vida real. Entonces, lo pasamos al mundo virtual y el piloto hace ciertos ejercicios en el cual está fuera de peligro”, explica a Aurora en una sala repleta de prototipos de simuladores.

La idea de crear su propia Start-up nació tras una conversación informal con Darío Geisinger, otro joven judío uruguayo, que hizo “aliyá” a Israel hace cinco años, y al que conocía como miembro de la vida judía en el país latinoamericano. Darío, procedente del sector médico, estaba interesado en aplicar la alta tecnología al campo de la neurología. Visitó a su actual socio durante su servicio militar, y comprobó de primera mano las bondades que la simulación virtual ofrece.

“En Israel hay una comunidad latina que ayuda y fomenta el desarrollo de empresas innovadoras”, cuenta Alberto, que reconoce el apoyo que recibió tanto de empresarios del sector privado como de la administración pública israelí para emprender su proyecto. “Lo que hacemos nosotros es crear un mundo virtual, en el cual pacientes con problemas neurológicos puedan entrenar con un mundo muy controlado, donde se pueden controlar todos los parámetros”, explica.

Su proyecto está destinado a gente que tiene “problemas por ejemplo de equilibrio, puede ser por un problema del oído interno, o puede ser un problema mismo en el cerebro”. Para ello, desarrollan sus prototipos de simuladores, con la ayuda de una impresora 3D y una prueba constante de sus resultados.

“Aquí hay una calle con autos, y él con su centro de masa está moviendo una pelota que va comiendo los vehículos”, muestra Alberto, utilizando a uno de sus compañeros de oficina como conejillo de indias. Su “centro de masa” está ubicado sobre una pequeña plataforma en el suelo que detecta sus movimientos, y a través de las gafas de realidad virtual sigue las indicaciones y avanza en el entrenamiento.  “Por varias razones puede haber un problema en el oído interno, o en el cerebro, o por una edad mayor en que las neuronas o las conexiones no son tan buenas. Entonces, la información no llega al cerebro de manera correcta” especifica.

Sus clientes, esparcidos por los cinco continentes, son principalmente terapistas: “tomamos toda esa rehabilitación, la transformamos en el mundo virtual y se la damos al terapista, que es el que usa nuestra herramienta. Ofreceremos una caja de herramientas mucho más grande, ya que nosotros le damos mundos virtuales, en el cual puede llevar al paciente a la calle, al supermercado o a otras situaciones del día a día”, indica Alberto.

Y nos muestra su último avance: una aplicación para smartphones, que permite al terapista diseñar programas a medida para sus pacientes, y poder seguir su evolución sin necesidad de estar presencialmente, ya que “el paciente se puede llevar con su teléfono y unos cascos muy baratos de realidad virtual la terapia que hace en la clínica a la casa”.

Gafas de realidad virtual y un simulador en las oficinas de Libra Home

El Centro Peres por la Paz: promotor de la innovación y la convivencia

Estándar
Ofer Laszewicki Rubin – Yaffo

Decenas de emprendedores y empresarios de sectores como la alta tecnología o la ciencia, junto al ministro de economía de Israel, Eli Cohen, se congregaron en el Centro Peres por la Paz y la Innovación de Yaffo para inaugurar una nueva galería que expone algunos ejemplos de la innovación actual israelí.

La institución y el edificio que la alberga, ubicado frente a la costa mediterránea en Yaffo –al sur de Tel Aviv-, es una de las principales ONG’s del país, que desarrolla e implementa planes y proyectos en sectores diversos como deportes, liderazgo, salud, empresa o medio ambiente.

Fue fundado por el difunto presidente de Israel Shimon Peres en 1996, y sus programas van destinados a cientos de miles de personas de todas las edades, religiones y géneros, y cuenta con una amplia red local e internacional de socios colaboradores.

El ministro de economía Eli Cohen y Chemi Peres, en la inaguración de la nueva galería. / Foto: Ilan Ben Udiz

En el evento, Chemi Peres –emprendedor e hijo del ex mandatario israelí-, recibió a medios de comunicación y ofreció un paseo para conocer de primera mano las instalaciones.

“Muchas personas se dirigieron a Peres y le preguntaron qué hace el estado de Israel en innovación. De aquí nació la idea de explicar la historia de Israel, explicar la trayectoria de vida de Peres, y el lenguaje es de innovación. Porque siempre exigimos innovar para lograr lo que obtuvimos”, destacó.

Vislumbrando la nueva galería, que alberga muestras de empresas de punta como Netafim (agricultura) u Orcam (tecnología ocular), Chemi Peres explicó de dónde surgió el proyecto: “de aquí nació la idea de tomar el concepto del “Start-up nation” junto a toda las actividades por la paz que ocurren aquí. La paz llegará cuando logremos una situación nueva, un mundo mejor, para Israel y para nuestros vecinos en Oriente Medio”.

Entre estanterías con los libros de su padre Shimon, fotos de su trayectoria vital, que explican su figura como estadista y hombre fuerte del aparato de seguridad hasta su rol organizando un partido por la paz con el Barça, su hijo Chemi apuntó que “este lugar muestra lo que ocurre ahora, y también da cierta sensación de que conecta el mundo viejo con el mundo nuevo, desde las antigüedades hasta las compañías más avanzadas”

“En la cápsula del tiempo empezamos con una película titulada “retos del futuro”. Mostramos como la cantidad de seres humanos crece, y con ella los retos que comportan: cómo alimentarlos, curarlos, ayudarles, cómo resolver conflictos entre pueblos y religiones”, explicó a los periodistas, mientras estos se ponían gafas de realidad virtual para experimentar el simulacro en 3D.

La cápsula del tiempo del Centro Perez por la Paz. / Foto: Ilan Ben Udiz

“El sueño y el motivo de todos es que el Centro Peres por la Paz y la Innovación sea el lugar en que Israel se modernice, siga creciendo, que nuestros jóvenes aquí logran dibujar un futuro mejor”, concluyó Chemi Peres.

“Israel tiene una oportunidad de segunda independencia ante el mundo árabe pragmático”

Estándar

Henrique Cymerman ha participado en encuentros multilaterales para tratar de acercar a Israel con el mundo árabe pragmático. Ahora, ha decidido dar el salto a la política israelí: se presentará a las primarias del Partido Laborista.

Henrique Cymerman (Porto, 1959) es conocido por su amplia y reconocida carrera periodística en Oriente Medio. Durante décadas, fue el rostro y la voz que explicó el conflicto entre israelíes y palestinos en televisiones de España y Portugal. 

Además de sus crónicas periodísticas, en sus últimos años sumó conferencias y clases magistrales en la universidad impartidas en cinco idiomas: castellano, portugués, francés, inglés y hebreo. Tuvo eco en la prensa internacional su cercanía personal con el Papa Francisco, al que entrevistó en diversas ocasiones y al que ayudó a organizar la “Plegaria por la Paz”, que reunió al difunto presidente israelí Shimon Peres y al líder palestino Mahmoud Abbas en el Vaticano. 

En los últimos años, ha participado en encuentros multilaterales para tratar de acercar a Israel con el mundo árabe pragmático. Ahora, ha decidido dar el salto a la política israelí: se presentará a las primarias del Partido Laborista. 

Las últimas semanas vive entre un sinfín de llamadas, encuentros con militantes y entrevistas en medios locales para intentar colocarse en una posición alta en la lista del partido para las próximas elecciones generales del 9 de Abril. Cymerman recibió a Aurora en el puerto de Yaffo, al sur de Tel Aviv, donde reveló su motivación por entrar en política, así como los riesgos y oportunidades que ello comporta.

Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Post thumbnail

Henrique Cymerman, durante la entrevista con Aurora en Yaffo. / Foto: Ofer Laszewicki


Usted es alguien que ha logrado prácticamente todo en el mundo del periodismo: ha recibido numerosos premios, realizó entrevistas históricas, fue testigo en primera persona de momentos clave del conflicto palestinoisraelí… ¿Qué le lleva a meterse ahora en el siempre tumultuoso escenario político de Israel?  

Llevaba mucho tiempo pensándolo. Y es como una forma de saltar en el estadio, de las sillas al césped. Es una forma de decir que en el fondo hay oportunidades y hay riesgos alrededor de Israel, un país al que yo vine cuando tenía solo 16 años. Me importa mucho lo que pueda ocurrir en Israel y en esta región, y me di cuenta que hay cosas que te imaginas que los gobiernos las hacen, que se dan cuenta de la situación, pero no siempre actúan en consecuencia.

Quise poner sobre la mesa las opciones que ocurren en Oriente Medio como resultado de los cambios geopolíticos de los últimos siete años. Hoy tenemos una oportunidad, que yo defino como una oportunidad de segunda independencia de Israel ante el mundo árabe pragmático, en su mayoría sunita, que hoy en día busca algún tipo de diálogo y acuerdo con nosotros.

¿Y por qué apostó usted por el Partido Laborista? 

Hace siete años que yo estoy involucrado en tres encuentros mínimo anuales con representantes de todo el mundo árabe, incluso del mundo musulmán y palestinos también, y de las principales potencias. En estos encuentros, entre otras cosas hacemos lo que se llama “Track-2”, que es como una negociación no oficial de cara al día en que sea posible negociar en serio

Ocurrió que el nuevo líder del partido laborista me vio en uno de estos lugares, y me planteó: “¿por qué no nos vienes a ayudar?”. Y la verdad que es algo que tenía en mente hace mucho tiempo. Desde que llegué a Israel voté al laborismo, uno de los motivos por los cuales vine a Israel fue Ben Gurion, y más tarde Yitzhak Rabin. Fui el último periodista que entrevisté a Rabin, así lo quiso el destino. Justo 24 horas antes de su asesinato.

Yo creo que es una experiencia extraordinaria y enriquecedora, donde he encontrado un Israel que no conocía. He estado dando vueltas por Oriente Medio acompañando a Avi Gabbay, en países de los que puedo hablar y en países de los que no puedo hablar, y he visto cosas que realmente siendo periodista no tenía acceso a ellas, y me doy cuenta que hay hoy en día una oportunidad. Si la voy a poner en práctica dentro de la política o lo voy a seguir haciendo fuera de la política no depende de mí. Lo estoy intentando, pero desde luego no voy a tirar la toalla.

Mi objetivo primordial en toda esta campaña, más allá de lo que pueda ocurrir conmigo con un puesto de este tipo o de otro o volviendo al periodismo, es poner sobre la mesa las perspectivas y las oportunidades.

El laborismo de hoy dista mucho de esas figuras históricas que mencionó. El partido que fundó y dirigió el estado durante prácticamente 30 años parece vivir una crisis existencial, los votantes ya no lo perciben como una alternativa de gobierno. ¿Dónde está el problema?

Yo creo que el Partido Laborista entró en pos trauma desde el asesinato de Rabin. Entró en un shock profundo, que empezó en realidad en el 1977 con la pérdida del poder después de que crió el estado y gobernó hasta el 1977.

Hoy por hoy yo creo que hay una crisis profunda, pero creo que el Partido Laborista sigue siendo una voz que de alguna manera es la alternativa ideológica real al gobierno del Likud. Hay una situación en la que el Likud apuesta por una anexión pasiva o activa de Cisjordania, mientras que el Partido Laborista entiende que esa anexión es un suicidio de Israel como estado judío y democrático.

Este gobierno aprobó la ley de nacionalidad y se olvidó de la palabra fundamental que es está en la declaración de independencia de Israel: la igualdad. No la incluyó, y creo que eso es una vergüenza para los árabes musulmanes, cristianos, para los drusos o para los beduinos. Ellos son ciudadanos de Israel exactamente como nosotros.

Israel es el único país del mundo que con 70 años de edad no tiene fronteras reconocidas. Yo creo que llegó el momento de llegar a una definición de esa frontera, y permitir la creación quizás de un estado palestino como parte de esta solución. Yo lo apoyo, yo creo que es bueno para Israel, siempre y cuando logremos mantener la seguridad, que eso es en el fondo el gran obstáculo.

Se ha metido de lleno en las primarias, que decidirán los puestos de salida de los candidatos en la lista que el partido presentará para las próximas elecciones. Por un lado, las primarias internas –que solo convocan el Likud, el Partido Laborista y el izquierdista Meretz- son un síntoma de democracia interna. Por otro, evidencian las constantes luchas de poder y las cuchilladas por la espalda que tanto están mermando al laborismo. ¿Cómo vive estas pugnas un recién llegado? 

Yo siento que yo en cualquier caso ya gané, porque he logrado poner sobre la mesa la agenda que yo quería poner: he creado un grupo ideológico sobre la opción regional en el partido que está teniendo gran influencia, incluso en el nuevo partido que ha sido creado ahora por Gantz y por Ya’alon (Josen LeIsrael). Yo creo profundamente que el acuerdo futuro pasa por la opción regional, no por la opción bilateral con los palestinos, y creo que he logrado convencer a una parte importante del mapa político israelí.

Pero las encuestas vaticinan una caída al vacío de su partido.

Yo creo que el Partido Laborista puede ser una base del futuro gobierno, de un gobierno alternativo al de la derecha, que tenemos serias posibilidades de ganar si lo hacemos bien, si coordinamos bien posiciones. Yo no creo que vayamos a unir fuerzas antes, porque así perdemos escaños.

¿Ir por separado no beneficiará a Netanyahu?

Sí que tendremos que crear una coalición el día siguiente de las próximas elecciones, si es que conseguimos una mayoría de más de 60 escaños. Todos reunidos, los principales partidos de centro y de centroizquierda. Veo una posibilidad seria de que esto ocurra, porque hay un cansancio. Hay que entender que nunca hubo en Israel un primer ministro que tuviese tres acusaciones muy serias de corrupción, y que el fiscal pueda recomendar realmente llevarle a juicio.

El Likud, a pesar de los supuestos casos de corrupción que acechan a su líder, sigue teniendo una base fiel de votantes, con encuestas situándole con posibilidades de revalidar sus actuales 30 diputados. 

Toma en cuenta una cosa: en el mejor de los casos, Netanyahu tiene el apoyo de un cuarto de los israelíes. 30 escaños en un parlamento de 120. Esto quiere decir que hay tres cuartas partes de la opinión pública israelí que no le vota en cualquier caso. Yo estoy convencido de que cuando el fiscal decida, a lo largo del mes de febrero, de forma definitiva decir que hay cargos y que va a ser llevado a juicio, creo que en ese momento será el momento de la verdad. Estamos ante un hecho que va a tener repercusiones, no sé si antes o después de las elecciones.

Henrique Cymerman, durante la entrevista con Aurora en Yaffo. / Foto: Ofer Laszewicki

Critican a Gabbay por ser un líder que toma decisiones sin consenso y que da bandazos inesperados, como la sonada ruptura de la coalición “Unión Sionista” con Tzipi Livni en directo, durante una rueda de prensa conjunta que dejó a todos boquiabiertos. 

Hay un problema, obviamente, pero yo conozco a Gabbai hace un año y medio y es un ganador. Todo lo que hizo en su vida fue en contra de todas las perspectivas. Es un chico que vivía en una casa en la que dormían en la misma habitación sus padres, 7 hermanos y una niña inválida adoptada en una habitación de 20 metros.

Era un niño al que detectaron como superdotado y llegó a terminar la universidad con un Cum Laudey convertirse en el presidente de la compañía de telecomunicaciones más grande de Israel, Bezek. Luego fue ministro, pero decidió dejar el gobierno porque no estaba de acuerdo con Netanyahu con el nombramiento de la posición del ministro de defensa. Por último, ganó las primarias del Partido Laborista siendo alguien de fuera.

El que le hayan criticado mucho dentro del partido es resultado de que cuando alguien viene a hacer cambios hay siempre aquellos que salen perdiendo y que no les hace ninguna gracia el que venga alguien de fuera y cambie las reglas del juego. Yo creo que todavía no dijo la última palabra. En todo caso, cometió errores y los está corrigiendo.

¿Cómo funcionan las primarias, y qué oportunidades reales siente que tiene de ser elegido en una posición alta en la lista?

Es una jungla. En el mundo moderno, si tú vas a un puesto determinado te eligen según tu capacidad en general. Ayer me decía alguien muy importante dentro del partido: “si juzgamos por la capacidad, tú estás por encima de prácticamente todos los candidatos. El problema es que no perteneces a este grupo, a este grupo o a este grupo, que tendrán sus propias listas y tendrán a su propia gente”.

¿A lo mejor no grita lo suficiente?

El gritar no es el problema, yo no me callo. Hablo por todo el país y en los medios de comunicación. Les estoy creando un problema serio porque mi voz se escucha mucho, pero si sale sale, y si no sale, muchas gracias. Seguiré haciendo mi camino, y seguiré haciendo oír mi voz en cualquier otro lugar. Yo creo que de una forma u otra va a haber una reforma interna dentro del laborismo, y vamos a correr un maratón y no 100 metros.

Tras el primer discurso público del ex jefe del ejército Benny Gantz, medios y ciudadanos empezaron a verle como un candidato real para doblegar a Netanyahu y traer un cambio de gobierno. En este sentido, los mensajes del partido laborista exigen incesantemente a Gantz que se comprometa a no sentarse en un gobierno de Bibi. ¿Por qué, entonces, no salen juntos de inicio?

Hay un juego obviamente, hay un diálogo continuo entre Gantz, Yaalon y Gabbay. Las posiciones están coordinadas, y todos han llegado a una conclusión: que hay que poner fin al gobierno de Netanyahu.

Creo que llegó el momento de reformar. Hay gente en el Likud que puede hacer un buen trabajo, y hay otros partidos con alternativas. Gantz es una seria alternativa, yo creo que el que obtenga en la centroizquierda más votos será el candidato a primer ministro, tan simple como eso. Y los demás le ayudarán.

Sigue dando vueltas por Israel para presentar su candidatura. En algunos de estos eventos, ha explicado sus propuestas en castellano a miembros de la comunidad latina. A pesar de contabilizarse entre 150.000 y 200.000 israelíes de origen latino, históricamente apenas ha habido representantes de esta comunidad en la Knesset. ¿Por qué?

Es curioso. Los latinos se han integrado en la sociedad en todos los aspectos. Yo los veo en la economía, en el ejército, en las universidades, en el mundo cultural, los encuentras en todos los lugares, y en la política hay poquísimos representantes.

Cuando el Papa Francisco me dio el premio del Ángel de la Paz, me dijo: “Henrique, yo te conozco hace 25 años de la tele, yo seguía todos tus reportajes. Yo sé lo que tú haces y sé la importancia de tu trabajo, pero recuerda una cosa: las decisiones no se toman en los estudios de televisión, se toman en los pasillos del parlamento y del gobierno”.

Yo he hecho decenas de conferencias con latinos en Israel, muchos en Otef Aza (comunidades fronterizas con la Franja de Gaza), en el norte, en la Galilea, en muchos en kibbutzim…hemos logrado meter en el partido a 1.000 personas, de los cuales hay 250 que trabajan como voluntarios, que el día de las elecciones me van a ayudar. Muchos de ellos son latinos, y en las reuniones hablamos en español. Es gente que quiere ver a alguien que viene de esta cultura representándole en el parlamento, y para mí es un orgullo enorme.

 

 

Haim Jelin: “No nos sentaremos con Netanyahu, especialmente cuando ya está acusado”

Estándar
En las oficinas de Yesh Atid, ubicadas en la calle Itzhak Sadeh de Tel Aviv, hay un inusual ajetreo. Se nota que la formación centrista ya está con chip electoral: reuniones de asesores y estrategas, un sinfín de llamadas telefónicas, diseño de logotipos y eslóganes electorales.

Haim Jelin, el único diputado en la Knesset de origen latinoamericano –nacido en Buenos Aires, Argentina-, recibió a Aurora para repasar asuntos clave de la política israelí y de su formación política, que en los próximos comicios convocados para el mes de Abril competirá con un amplio abanico de partidos de centro para convencer a los votantes.

Residente del kibutz Beeri, ubicado frente a la Franja de Gaza, y en el pasado dirigente del consejo regional de Eshkol, conoce de primera mano el conflicto latente entre Israel y Hamás: “tiene que venir acá una generación nueva en Israel y en el otro lado que puedan entender de que con guerra no se consigue nada, que al final tenemos que vivir uno al lado del otro. Todo el tiempo que ellos no lo entiendan, vamos a tener que necesitar un ejército fuerte, y nuestros hijos y  nietos también seguirán sirviendo en el ejército.”

Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

Benny Gantz, Kulanu de Kahlon, el laborismo de Gabbai, Tzipi Livni, Orly Levy-Abecassis… parece que en las próximas elecciones la nueva gran contienda será quién logrará acaparar el centro político de Israel, y Yesh Atid tendrá que afrontar una dura competencia que no tuvo en el pasado. ¿Cómo convencerán al votante centrista para que elija a Yair Lapid?

Estamos en un lugar en que yo calculo  que está el 70 o 80% de la población.  Queremos buscar la paz, pero no tenemos miedo de la guerra. Nosotros entendemos que el capitalismo es el motor de la economía, pero queremos dividir el dinero y las ganancias en una parte social.

Hacerlo totalmente diferente, sacar todo lo que es la política vieja, y tratar de que nosotros podamos hacer el cambio. No es un cambio de Israel, porque Israel es fuerte: tiene su ejército y tiene su población. Hablamos de un cambio que venga a defender a la gente, a los habitantes de Israel, creo que es una de las cosas más importantes que hay.

Aparecieron en las calles carteles con los rostros de los principales candidatos del centro y centroizquierda, exigiendo unidad para lograr derribar al gobierno de Benjamin Netanyahu. Como respuesta, el primer ministro tuiteó: “¿Cuántos líderes de la izquierda hacen falta para reemplazar a uno de la derecha?”. Parece que en Israel la palabra “izquierda” pasó a ser un término casi insultante.

Para los latinoamericanos especialmente izquierda y derecha es algo social, no es político. Acá izquierda y derecha es de terrenos: es de guerra, es de defensa, cosas que en el mundo es muy difícil de entender.

Tiene razón Netanyahu cuando dice seis, por eso nosotros no estamos allá. El que puso la foto de Yair Lapid no nos preguntó si nosotros queremos estar allá. Nosotros no queremos estar allá, porque no queremos pertenecer a ese grupo que es anti-Bibi.

Yo quiero y siento que Yesh Atid va a ser el partido con los máximos diputados que podamos hacer el gobierno y Netanyahu no pueda decir más 6 contra 1, sino pueda decir Netanyahu contra Lapid.

Hay quienes piden a Lapid deje claro que no se sentará en un gobierno con Netanyahu, algo que ya hizo en la primera legislatura en que Yesh Atid accedió a la knesset.

Ya lo dijo: no se va a sentar.  Nosotros no nos sentaremos con Benjamin Netanyahu, especialmente cuando está acusado ya. Que falte una semana, dos o un mes no es lo más importante. Para defenderse no puede hacerlo como primer ministro, se puede defender únicamente como cualquier ciudadano.

Hay quienes acusan a Lapid de ser un líder autoritario, que toma las decisiones en solitario. ¿Cómo funcionan los mecanismos internos en su partido?

Las decisiones que él tomó para elegir a las personas que él quiere en su grupo como diputados son totalmente diferente a cualquier partido. Trajo a gente muy fuerte que no tiene miedo de nadie. Él no es como Benjamin Netanyahu, que si se va no hay quien pueda entrar a sus zapatos, como se dice en hebreo.

Él quiere que la gente buena que él trae como diputado, sea la gente que al final lo ayude a ser primer ministro. Es totalmente diferente a lo que pasa en otros partidos. Mira lo que pasa con Kahlon y Kulanu: ¿quién quedó allá? No quedó nadie. Y mira lo que está pasando en Yesh Atid: llevamos 7 años, hay que saber cuidar a un partido, y Lapid lo sabe hacer. Él sabe que si el partido está fuerte, será primer ministro.

Sin duda, su gran competencia es el ex jefe del ejército, Benny Gantz, con su nueva formación Josen LeIsrael (Resiliencia para Israel). En uno de sus primeros vídeos en redes sociales, aparecía un plano panorámico de la Franja de Gaza arrasada tras la última guerra de 2014, acompañado del mensaje “devolvimos Gaza a la edad de piedra. Tuvimos 3 años y medio de calma”. ¿Cree usted en esa vía?

Después de la operación Tzuk Eitan (Margen Protector) hubo 3 años y medio de silencio, pero esa es la época en la que el ejército no tiene que trabajar, es la época en que los políticos, Netanyahu con su gabinete, tiene que estar trabajando para llegar a una solución con la franja de Gaza. ¿Para qué salís a la guerra? Para que el nivel del terrorismo pueda firmar ese contrato de silencio, llámalo hoodna(tregua) o cualquier cosa. Y no hacer ese acuerdo que vos querés de silencio cuando ellos nos dicen cuándo entrar y salir del refugio.

Toda la política exterior de Netanyahu con respecto a la Franja de gaza, a mí no me gusta y a Yesh Atid tampoco. Yair Lapid dijo que lo que había que hacer después de Tzuk Eitan era traer a todos los países árabes que están en contra de los Hermanos Musulmanes, en contra de ISIS y en contra del radicalismo musulmán, que es terrorista, y tratar de acercar a esos países a Israel y a la Franja de Gaza.

Es necesario hacer una renovación de lo que es la infraestructura dentro de la franja, no únicamente para la seguridad de Israel, sino también para, por lo menos, 1 millón y medio de habitantes de Gaza que quieren vivir en paz. Hay de 30.000 a 50.000 terroristas que alimentan a entre 300.000 y 500.000 personas en Gaza, que pertenecen al Hamás. Está bien: si es lo que ellos quieren, van a perder.

Haim Yelin, en un despacho de las oficinas de Yesh Atid en Tel Aviv. Foto: Ofer Laszewicki

Pero le preguntábamos en concreto por el mensaje de Gantz.

A Benny Gantz lo único que puedo decir es que lo quiero mucho, lo conozco, lo conocí durante la última guerra. Así que lo que le puedo decir es: estamos ya 7 años allá (en la knesset). Sabemos lo que es coalición y lo que es oposición. Vení y entrá con nosotros. Juntos podemos ganar mejor esta guerra política e ideológica en Israel y hacer el cambio que nosotros queremos hacer,

Entonces, ¿por qué no lanzar una coalición junto a Gantz antes de las elecciones y así asegurar el triunfo electoral? Es justamente lo que pedían los grandes letreros en las calles.

Benny Gantz y Gabi Ashkenazi (anterior jefe del ejército, que también aparecía en los carteles pidiendo unidad) son los generales que nosotros necesitamos en nuestro partido, ya lo dijo Lapid. Él habla con todos. Pero entrar al primer día, sin hablar, sin decir ideología, sin decir nada, y pretender ser el primer ministro, es un poco difícil.

Pero escuchá, hablé hoy, y en la política dentro de una hora puede cambiar todo. Así que yo calculo que hasta los primeros días de febrero, vamos a ver cambios. Pero no vamos a ver ese gran grupo que vos ves…Ehud Barak con Ashkenazi no va, es como agua y aceite. No es por ego, sino es también ideológico, hay que entenderlo.

Es una diferencia total ideológica: nosotros tenemos paciencia para llegar a la paz, hay gente que no tiene paciencia porque la política aprieta y presiona mucho. Nosotros la tenemos.

La paz con los palestinos no está en lo más alto de la agenda de los partidos. Detállenos la posición de su partido respecto al conflicto ¿dos estados para dos pueblos, o continuar con el status-quo actual que, como vienen alertando incluso ex altos cargos de fuerzas seguridad, podría culminar en la anexión de Cisjordania y el establecimiento de un estado binacional?

Nosotros queremos que Israel sea judía y democrática. ¿Qué significa eso? Si nosotros queremos un país para todos los pueblos, significa que tendremos seis millones de judíos y seis millones de habitantes no judíos: dos en gaza, dos en Cisjordania, y otros dos dentro de Israel.

Significa que en la Knesset tendríamos 60 diputados no judíos y 60 judíos. Yo viví en Argentina en una minoría judía, y no quiero vivir en un país sin mayoría judía. Así que si querés que sea como hoy, con aproximadamente el 80 o 85% de diputados judíos, serás un país pero no será democrático.

Si querés ser la mayoría de judíos, que es el único país que tenemos en el mundo, y democrático, tenés que separarnos de los árabes, que significa que ellos necesitan su cantón, o su país, no importa como lo llames. Lo más importante es que dentro de Israel la mayoría sea judía y que pueda ser un estado democrático. El status quo que está pasando hoy en día a mí no me gusta y tampoco a Yesh Atid, es lo que Netanyahu hace para cuidar su asiento como primer ministro.

Para culminar dicha separación, quedaría una cuestión clave por resolver: los asentamientos judíos de Cisjordania y Jerusalén Este.

Yo no te puedo decir por donde va a pasar el límite fronterizo. Para la solución no tiene que ser como se hizo en Gaza (el desmantelamiento de las colonias judías que aprobó el gobierno de Ariel Sharon en 2005), donde se salió sin un acuerdo.

Aquí se tiene que hacer con mucho más tiempo: calculo que 20 o 25 años. Al final, te digo, tiene que venir acá una generación nueva en Israel y el otro lado que puedan entender de que con guerra no se consigue nada, que al final tenemos que vivir uno al lado del otro. Todo el tiempo que ellos no lo entiendan vamos a tener que necesitar un ejército fuerte y nuestros nietos también siguiendo estando en el ejército.

Yesh Atid ha peleado los últimos años para aprobar la ley de alistamiento al ejército para el sector ultraortodoxo, cuyos jóvenes, en su mayoría, gozan de exención para servir en las fuerzas armadas para poder dedicarse en exclusiva al estudio de la religión. ¿Cómo pretenden arreglar esta problemática, teniendo en cuenta el decisivo poder político de los partidos haredíes en la Knesset?

Ellos crecen más, pero también los jóvenes entienden que si ellos quieren avanzar en la vida, deben estudiar, hacer el ejército y entrar a trabajar. Lo estamos viendo hoy en la generación nueva que es lo que está pasando. Los ves más hoy comprando ropa linda en los lugares en que vos y yo compramos ropa, los ves trabajando en hi-tech (tecnología)… hay algo que todo el mundo entiende y que Yesh Atid puso eso sobre la mesa hace 7 años cuando entró a la política.

Tenemos una de las economías más altas del mundo, cuando tenemos únicamente del 60 a 65% de la población que trabaja y hacen ejército y reserva (del ejército). Imagínate qué puede pasar cuando otro tercio por lo menos de árabes y religiosos entren a trabajar y servir en el ejército, o al menos a trabajar como voluntarios en las obras sociales. ¿Sabes lo que va a pasar en este país? No vamos a ser uno de los más ricos, es probable que seamos el más rico.

Pero los ultraortodoxos tienen una gran capacidad de movilización, que incluso ha supuesto escenas de violencia contra las fuerzas de seguridad en Jerusalén en protestas contra la ley de alistamiento.

Pero al final hay una ley en Israel, y es la que nosotros queremos. Es la ley que Netanyahu, para cuidar a su gobierno, no quiso pasarla. No todo es oposición o coalición. No es negativo o positivo todo. Eso es lo que significa ser un partido de centro. Las cosas buenas tienes que estar con ellas, las cosas malas, luchar contra ellas.

Ustedes también han abanderado la defensa del matrimonio civil para garantizar los derechos de la comunidad LGTB. ¿Cómo lo pretenden llevar a cabo, en un estado donde no se separa la religión de la legislación sobre temas civiles?

Somos el único partido en Israel que levanta tres banderas, no solo al de Israel: la de seguridad y política exterior porque van juntas; la bandera social y económica; y la tercera, la que yo digo, de sacar la política de la religión. Dejar la religión como algo limpio para la gente que quiera estar en eso, sin política.

En todos los lugares del mundo existe el casamiento civil. Al final, ¿dónde van todas las parejas? A Chipre, no se casan acá. Cuando tienes un monopolio que se llama el rabinato, ¿qué haces? Tenemos muchas cosas por hacer, el problema en Israel es que los habitantes nunca votaron por la bandera de la religión.

Terrorismo en Latinoamérica: “la amenaza que se ve principalmente es de Hezbolá

Estándar
Post thumbnailEli Karmon, en su despacho de la universidad IDC de Herzliya. / Foto: Ofer Laszewicki
Eli Karmon es profesor e investigador en la Universidad “Interdisciplinary Center Herzliya” (IDC). Sus clases magistrales y análisis se centran en cuestiones de seguridad, defensa, estrategia y terrorismo internacional. Karmon recibió a Aurora en una soleada tarde en los jardines de la facultad para analizar la presencia de organizaciones terroristas islamistas en Latinoamérica, poniendo especial énfasis en Hezbolá –grupo chiita libanés patrocinado por Irán-, muy arraigado en el continente. Además, Karmon habló de otros detalles históricos para comprender el auge y la expansión del fenómeno terrorista en la región.

Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

¿Cuáles son los grupos terroristas que operan en el “Triángulo de fronteras” (Colombia, Brasil y Perú)?

Hablamos solamente de Hezbolá, que tiene una presencia de 20 o 30 años, y que se basa sobre la comunidad chiita libanesa: una comunidad grande, rica y fuerte políticamente. Dentro de esta comunidad, Hezbolá logró durante los años reclutar a gente favorable a la organización, tanto en el plano de financiamiento como en la actividad operacional.

¿Además de la presencia de libaneses, hay otros factores que explican la expansión de la actividad terrorista en la región?

Después de las investigaciones de 2002, cuando hubo el primer arresto de Ahmed Barakat, el líder de este grupo, se descubrió que toda la infraestructura de Hezbolá estaba basada no solamente sobre la comunidad chiita libanesa del “Triángulo”, sino también en las comunidades que están ubicadas en zonas de libre comercio: Iquique en Chile, Isla Margarita y Maracaibo en Venezuela, en Colombia y, por supuesto, en la triple frontera. Estos territorios son propicios al contrabando, no solo de narcóticos o de materiales que se pueden vender mejor, sino también para el tráfico de armas y la acción terrorista.

Buenos Aires sufrió dos trágicos atentados: el de la embajada de Israel en 1992, que dejó 22 víctimas; y el de la AMIA (Asociación Mutual Argentina Israelita), que dejó 85 muertos en 1994. ¿Reaccionaron adecuadamente los servicios de seguridad argentinos y latinoamericanos, considera que aprendieron de aquella lección?

Hasta el 11-S se sabía de esta actividad, principalmente después de los grandes atentados en Buenos Aires, que fueron los más grandes no solo en la historia de Argentina, sino en toda Latinoamérica. Pero la voluntad política era casi inexistente. Después del 11-S, tanto por presión de EE.UU. y también por el cambio de mentalidad de los gobiernos locales, hubo la primera acción grande contra Hezbolá en 2002, con el arresto de decenas de personas y la expulsión de otras decenas. Por ejemplo, en Iquique expulsaron a 200 libaneses chiitas sospechosos de actividades ilegales, y después vino la extradición de Brasil de Ahmed Barakat, del jefe de esta infraestructura, que fue juzgado en Paraguay. Pero fue juzgado no por terrorismo, sino por lavado de dinero.

¿Quiénes son las potencias detrás de la financiación terrorista, y cuál es su relación con los carteles locales de narcotráfico?

Hay varios métodos de financiación. Uno es evidentemente la ayuda directa de Irán, a través de las Guardias Revolucionarias islamistas, también activas en la región, y el ministerio de inteligencia iraní, que usa los servicios de Hezbolá. Otra vía es la autofinanciación: por una parte, gracias al apoyo de estos libaneses chiitas, una parte de los cuales son obviamente simpatizantes de Hezbolá, pero hay también muchos que están bajo presión. En 2002 se demostró que esta infraestructura de Barakat mandó 50 millones de dólares en algunos años a Hezbolá, y Barakat recibió una carta del jefe de la organización, Hassan Nasrallah, por los servicios prestados.

Después hay una infraestructura económica paralela: por ejemplo, contrabando de discos, de varias mercancías, y también cooperación con grupos de narcotraficantes locales en la triple frontera.

“Lo reconoces al verlo, pero es difícil llegar a una definición aceptada universalmente”, afirmó el académico estadounidense Christopher Joyner, refiriéndose al fenómeno terrorista en la región. En América latina hay puntos de vista discrepantes respecto a la definición de que es terrorismo.

Evidentemente es problemático. Por ejemplo, en Brasil no había una ley contra el terrorismo. Durante el gobierno de Lula, que era un gobierno muy de izquierdas, muchos ex guerrilleros fueron recibidos como héroes. Yo personalmente vi una exposición en Sao Paolo en memoria de Carlos Marighella, el estratega latino más importante, más que el Che Guevara tal vez, en la promoción del terrorismo internacional.

Hubo un cambio en Brasil desde hace algunos años, y también en Argentina. Por ejemplo, el señor Luis Jesús Marto, que es el coordinador nacional argentino en lucha contra lavado de dinero y terrorismo, propuso unas semanas atrás una nueva ley que decide sobre una lista de organizaciones terroristas, similar a las que existen ya en Europa, EE.UU. o Canadá. Hezbolá debería ser el primer grupo en esta lista.

¿Se hace lo suficiente a nivel legislativo para frenar la expansión de la actividad terrorista en la región?

Ocurre el mismo problema en muchos países. Estuve hace 3 o 4 años en Chile para dar conferencias, y justo en ese momento hubo algunas acciones con explosivos en el metro de Santiago de Chile. Probablemente a cargo de organización mapuche, que son grupos indígenas autóctonos, y la gran discusión tanto en el cuadro político como en las organizaciones de policía y seguridad era cual sería la ley que podía ser utilizada para tratar ese problema, que en esa época era un serio problema político y operacional.

¿Cuál es la implicación de las fuerzas de seguridad israelíes y sus servicios secretos en Latinoamérica?

Israel tiene dos intereses: en primer lugar, defender sus intereses diplomáticos y económicos en este continente. Latinoamérica fue siempre muy favorable sobre el plano político desde la independencia de Israel. Pero también preocupa la seguridad de las comunidades judías: la más grande está en Argentina, pero también las hay en Brasil, Chile, Venezuela, un poco también Perú… Cuando hubo los grandes atentados en Buenos Aires, hubo inmediatamente una cooperación muy estrecha con los servicios argentinos, principalmente con los servicios de inteligencia. Todo esto es sabido y fue publicado.

Pero en esta época hubo también un problema de cooperación de parte de las autoridades argentinas, principalmente el primer juez involucrado en esta investigación, que hizo muchos errores. Hubo un poco de corrupción en la policía, hubo arrestos de personas pero que no eran los terroristas que cometieron los ataques.  Hay cooperación, pero depende mucho de las capacidades de los servicios de seguridad locales y de la voluntad política.

Pero también podemos apreciar que no conocen bien el Medio Oriente, no conocen la actividad de estos grupos. Después del atentado de la AMIA, la mayoría de los gobiernos, principalmente Argentina, Brasil y Chile, desarrollaron una actividad mucho más importante de inteligencia, y creo que tienen más experiencia y más capacidades hoy que 20 años atrás.

Eli Karmon, en los jardines de la universidad IDC de Herzliya. / Foto: Ofer Laszewicki

Habitualmente imparte conferencias en Latinoamérica y está en contacto con miembros de las comunidades judías. ¿Notó especial preocupación por la amenaza terrorista, visto el aumento de los ataques perpetrados por los denominados “lobos solitarios” que han golpeado las capitales europeas?

Durante todas mis visitas hubo contactos con varias comunidades judías. Después de los atentados hubo, principalmente en Argentina, una influencia psicológica, que afectó a las relaciones entre la comunidad y gobierno argentino. Felizmente no hay en Latinoamérica todavía la actividad de los grupos yihadistas sunitas, tal vez un poco en Trinidad y Tobago, pero hasta hoy por lo menos sabemos de muy pocos terroristas latinoamericanos que se fueron a lucha a Siria e Irak.

La amenaza que se ve principalmente es de Hezbolá e Irán, se sabe que la actividad de Irán y Hezbolá continúa. Vemos en Argentina por ejemplo manifestaciones muy importantes de organizaciones de extrema izquierda, como “Quebracho”, de la cual se sabe tras la investigación del fiscal Nisman y de las últimas investigaciones de la justicia argentina, que el jefe de este grupo era un agente de los iraníes. La sensibilidad de las comunidades judías es influenciada por la historia de esta actividad y por las amenazas que se leen cada día tal vez en los diarios o la televisión.

Reportaje publicado en Aurora: