Más israelíes dejaron el país respecto a los que retornaron en 2015

Estándar

Es la primera vez desde 2009 que más personas abandonan Israel de las que llegan. Las razones para buscar una nueva vida en el extranjero son diversas.

22 agosto, 2017 03:20

Ofer Laszewicki Rubin – Tel Aviv

2885589687

Tras años de declive en la cifra de ciudadanos israelíes que decidieron abandonar el país para residir en el extranjero, las últimas estadísticas publicadas suponen un vuelco: en 2015 abandonaron Israel cerca de 16.700 personas, mientras que unas 8.500 decidieron volver a residir al Estado judío. Las cifras, emitidas por el Centro Nacional de Estadística y citadas por el rotativo Haaretz el pasado lunes, reflejan un cambio de tendencia significativo, ya que se trata del primer año desde 2009 en que la cifra de expatriados supera a la de retornados.

El estudio publicado se refiere al 2015 porque las estadísticas sobre inmigración únicamente incluyen israelíes que hayan vivido un año o más en el extranjero. Además, el informe indica que el número total de retornados en el mismo año es el más bajo en los últimos 12 años. Según el organismo que elaboró el informe, entre 557.000 y 593.000 israelíes viven actualmente fuera de su país.

Entre los testimonios de israelíes que se marcharon o volvieron a vivir a su país recogidos por EL ESPAÑOL, existen diversas razones y matices que explican sus decisiones. Para Sivan Kashi, traductora que dejó su hogar al sur de Tel Aviv el año pasado para mudarse a Barcelona, existen dos motivos que explican su marcha: “mi compañero es catalán, y tras vivir cuatro años en Israel, decidimos mudarnos y probar suerte. Tenemos nuestra propia compañía de traducción, por lo que seguimos trabajando a distancia”, cuenta esta joven.

Ella y su pareja no tienen claro, por ahora, si se quedaran en la ciudad condal por un largo periodo, pero reconocen que su economía doméstica y la de su empresa han mejorado sustancialmente en comparación al elevado coste de la vida que asumían en la “capital económica” israelí. Aun así, Sivan reconoce que echa de menos su tierra: “aquí es muy diferente, todo es más calmado y la gente es más respetuosa, pero en Israel somos cómo una gran familia”, dice refiriéndose al carácter extrovertido y hospitalario que caracteriza al israelí de a pie.
Continuar leyendo